Lester Toledo: El Gobierno marcha contra sí mismo

Aunque ya en otros artículos hemos abordado el tema de la inseguridad en el Zulia, hoy con tristeza pero sin sorpresa, constatamos que las cifras “rojas” en nuestra región presentan un incremento con respecto al año pasado para esta fecha.

103 muertes violentas en nuestra entidad en enero 2014 reportan las fuentes periodísticas de sucesos. Muertes que no sólo enlutan hogares de nuestra región, sino que además enturbian la poco efectiva labor de nuestros organismos policiales y del llamado plan Patria Para Todos que, para este mes en el 2013, presentaban la macabra suma de 90 asesinatos.

Entonces, ¿Qué cifras podrá presentar mañana en el balance del primer mes del año Arias Cárdenas a través de sus voceros policiales?, evidentemente unas muy desesperanzadoras para los zulianos. La crisis de inseguridad se ha convertido para Arias y su gabinete en su némesis. Pese a que Arias nos prometió que disminuiría la delincuencia, parece estar sucediendo todo lo contrario.

Seguramente estén en este momento intentando “disfrazar” el saldo rojo que no han podido combatir desdeñando muertes por riñas, ajusticiamientos y hasta vendettas entre pandillas para no enmarcarlas dentro de las cifras de muertes violentas, pero las fuentes periodísticas de sucesos, quienes nos suministran esta data, llevan con detalle esta estadística mortal que ya no entrega el CICPC.

¿Cómo podemos reducir esta cifra de muertes violentas si el mismo Gobierno alienta y apoya la delincuencia? Si además tenemos un sistema judicial pervertido donde existe un 98,1%de impunidad, es decir sólo cumplen condena 2 de cada 100 delincuentes. ¿Cómo puede Arias librar airoso esta batalla si ni siquiera puede brindarle al Zulia una seguridad alimentaria pues está a merced de los contrabandistas de alimentos?

La verdad es que el Gobierno de Arias no solamente carece de pantalones para acabar con la delincuencia, sino que además él y su entorno inmediatista desconocen o peor, poco les importa, entre otras entre otras, las teorías multifactoriales de la delincuencia y que una sociedad es insegura si no tiene garantizadas las oportunidades para desarrollarse.

Y así seguirán los pañitos calientes, las lucecitas de las patrullas, los planes, el palabreo interminable de una multitud de incapaces que, mientras tanto, siguen allí excusándose de sus derrotas a costa de la vida de los zulianos.

Y seguirán las marchas estériles por la seguridad para hacer show mientras las cifras rojas siguen en aumento, seguirán lanzando globos blancos que no salvan ninguna vida. Porque al Gobierno no le interesa resolver el tema de la seguridad  e invita marchar a opositores con el fin de repartir las culpas. Para ese show no nos prestamos. Voluntad Popular no apoya ni participa en esas jugadas del Gobierno, pues no pisamos el peine de la falsa inclusión.

En vez de esto, Voluntad Popular ha entregado propuestas al Gobierno y ninguna han escuchado. La soberbia se los impide. Por eso reiteramos una vez más que en seguridad, Arias está “raspao”.