Runrunes del jueves 30 de enero de 2014

ALTO

¿PARÁLISIS ORDENADA?: Vimos al mandatario anunciar que había dólar a 6,30 para todos y todo el año, para días después ver a otros voceros hablando de su escasez y que la tasa de 11,30 u otras cifras superiores estaban contempladas mientras se abría el mercado de divisas al cambiar la Ley de Ilícitos Cambiarios lo que sería una medida de urgencia. Lo mismo vimos con respecto a los pagos de las deudas de alimentos y medicinas que eran de tal “prioridad” que tenían que reducir el cupo de los viajeros.

Igualmente con el tema de las líneas aéreas y el reconocimiento de sus deudas donde vimos ayer que Avianca se sintió engañada tras haber aceptado en diciembre canjear su deuda por combustible. El papel para la prensa les parece munición enemiga. Ni en Miraflores ni en la Asamblea se ha tomado una decisión que acelere cualquier solución a las diferentes crisis que padece el país.

MEDIO

¿EN ESTADO TERMINAL?: Otra farsa roja, cargada de improvisación y reconcomio, es la causante de la emergencia del sector salud. Más de un año de negociaciones, reuniones, conversaciones y “diálogos” con altos funcionarios del gobierno de Chávez (sano y enfermo) y de Maduro, incluyendo a las destituidas y arrogantes ministras de Salud Eugenia Sader e Isabel Iturria, ha pasado sin resultado alguno. Ambas no entendieron (ni Eduardo Samán ni Karlin Granadillo tampoco) que la salud no tiene ideología. La improvisación e ineficiencia por un lado y por el otro el reconcomio chavista por el fracaso de su gestión sanitaria ha conducido a las clínicas privadas a ser el blanco de las acciones de los rojos rojitos.

Los privados tienen solamente 8.208 camas mientras el “gobierno/estado/militares/psuv” -es decir el “pote rojo”- tiene 45.000 de las cuales solo funcionan menos de 20 mil. Sin embargo, los privados resuelven más del 50% de las necesidades del país teniendo solo una quinta parte. Los servicios asegurados por el Estado han ido a parar allí lo que ha colapsado a las clínicas. En mayo de 2013, ante la intervención ordenada desde Miraflores se tomo una medida “temporal” para “clasificar la estructura de costos ante Sundecop pues las facturas van a ir a regulación”. Desconocimiento total de los interventores rojitos del problema médico, de los costos diferenciados entre el dólar libre y el de Cadivi, del costo de los equipos e insumos, aunado al deseo de “politizar” el combate a la especulación son las causas de la crisis que hoy alcanza niveles de calamidad y emergencia.

BAJO

MENSAJE CONTUNDENTE: El documento de la reunión 101a de la Conferencia Episcopal sobre Diálogo y Pluralismo Político trajo cuatro párrafos que cada día están más vigentes a pesar de que el alto gobierno parece ignorarlos. Transcribo aquí lo que firmaron arzobispos y Obispos el pasado 10 de enero:

“#20. La Iglesia católica tiene experiencia en crear ámbitos de encuentro. Invitamos a todas las parroquias, comunidades cristianas, escuelas católicas, comunidades de vida consagrada, movimientos y agrupaciones de apostolado laical a promoverlos y sostenerlos. Estos espacios propiciarán la reconciliación y el perdón de las personas y sectores enfrentados y el # 21. Reiteramos que contribuirá mucho al clima de reconciliación y diálogo entre los venezolanos, como lo han pedido amplios sectores del país, la concesión de beneficios procesales y medidas de gracia, previstos en las leyes, a personas que están encarceladas por actuaciones vinculadas con hechos políticos.

Nelson Bocaranda Sardi

@nelsonbocaranda

Lea los Runrunes completos aquí