El bachaqueo apareció en Anzoátegui

La modalidad de compras que a escala nacional ha sido denominada “bachaqueo”, ya llegó al estado Anzoátegui y con sus propias características. Esta actividad en la que se adquieren productos regulados para venderlos de manera ilegal en Colombia, se ha desarrollado por años en los estados fronterizos y ahora se está extendiendo en el resto del país, publica El Tiempo.

Quienes la practican pueden trabajar solos o en grupos de seis. Así lo hizo ver un grupo de personas que “bachaquea” en el Central Madeirense ubicado en la avenida Municipal de Puerto La Cruz.

Los “bachacos” o “bachaqueros” son identificados de esta manera porque, al igual que los insectos de ese nombre, se llevan todo lo que encuentran a su paso, en este caso, los productos regulados. La diferencia acá es que no sacan la mercancía de manera ilegal a otro país, sino que la utilizan para revenderla a precios exorbitantes.

Aunque llevar a la familia de compras puede ser para muchos una “tortura”, a ellos les parece lo más normal, pues se relevan entre sí y eso les asegura la adquisición  de más productos.

En una fila para adquirir harina de maíz y aceite, que empezó a formarse a las 8:00 de la mañana en el Central Madeirense, reinaba la normalidad  mientras se veía a una mujer de vestimenta humilde intentar entregarle a su hija la bolsa con los productos que acababa de obtener. Lo que sí hizo que varias personas arrugaran el rostro fue cuando la muchacha dijo: “No me las des, me las van quitar como ayer”.

Los que están hartos de no poder comprar nunca en paz, como el ama de casa Amanda Figuera, reclaman que a los buhoneros les avisan con anticipación, ya que estos llegan a hacer las colas a las 2:00 de la mañana.

Los revendedores apartan diferentes puestos en las filas de los negocios para realizar sus compras más de una vez, pues por lo general, en los establecimientos donde se venden productos como la harina de maíz precocida, el papel higiénico y la leche en polvo  limitan a cinco o menos la cantidad de artículos  por persona.

Identificados   

Los que hacen colas los reconocen fácilmente ya que, a veces, llegan con bolsas de otros establecimientos y además esto los llena de orgullo.

A las 11:00 de la mañana se escuchó decir a una mujer delgada, de unos 30 años, que venía del abasto Bicentenario, mientras un grupo de seis personas se fue amontonando para contarse cómo estuvieron las filas de donde venían. Ante esta escena, la gente con gesto de comprensión cambiaba su expresión hacia la molestia y empezaba a levantar la voz.

“Yo llevo horas aquí, así que a nadie se le ocurra colearse”, expresó una mujer mayor, de unos 60 años, combinada con una blusa floreada y un pantalón de vestir azul. Su descontento se dejó ver al escuchar las “hazañas” de las seis recién llegadas. Cada una tenía en su poder una bolsa azul, donde traían la mercancía que habían comprado.

Mientras observaba que varias personas salían del supermercado, María José Rodríguez se mostró asombrada al notar que algunas de ellas tenían bolsas diferentes a las que entregan en ese local. Apuntó, con algo de extrañeza, que sí un militar se daba cuenta de lo sucedido les quitaría los productos.

Algunas de las sanciones que se aplican a quienes revenden productos de la cesta alimentaria por encima del precio establecido por el gobierno son el decomiso de los rubros, multas y suspensión de permisos para trabajar en la economía informal.

Comerciantes como Yuleidi Marcano, que trabaja con la elaboración de tortas, se ven afectados por los revendedores, ya que tienen que pagarles a estos para poder obtener los ingredientes y garantizar su negocio. Esta mujer denunció que ha tenido que aumentar el precio de su producto por este problema.

Otro bachaquero

En el estado Zulia se ha denunciado el tráfico ilegal  de gasolina hacia  la frontera con Colombia. Quienes realizan estas actividades también son llamados “bachaqueros”. Con el plan “Cero contrabando de combustible” los cuerpos de inteligencia intentan reducir este delito.

 

GNB realiza inspecciones

El pasado 11 de enero, el diario El Tiempo reseñó que el jefe del Comando Regional N° 7 (Core 7) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Endes Palencia, aseveró que fiscalizarán las compras en los comercios a fin de  localizar a quienes adquieran los  productos regulados  para revenderlos.