El gordito del impresionante comercial de Bud Light no sabía nada (entrevista)

Sin duda alguna los comerciales emitidos en los Super Bowl siempre destacan por sus genialidades, pero podemos decir con autoridad que el de la cerveza Bud Light se llevó por los cachos al resto de competidores.

Bud Light juntó a Arnold Schwarzenegger, Don Cheadle y a One Republic, quienes le jugaron una mega broma a un desconocido, con tal de vender la idea, que dicha cerveza sirve para cualquier ocasión.

Lo más curioso del comercial, es que el desconocido en realidad se comió el cuento, y aquí te traemos una entrevista del personaje y como se involucró en esta llamativa sorpresa.

Aquí el video por si aún no lo has visto: (entrevista continúa abajo)

Se llama Ian Rappaport, y se convirtió en la gran sensación del Super Bowl.

El portal SunTimes asegura que no se trata de un actor y que no tenía ni idea de lo que iba a pasarle esa noche.

La entrevista inició así:

¿Qué estabas haciendo en el bar?
Yo participo en grupos de enfoque, para hacer un poco de dinero extra. Me iban a dar 100$ por media hora de mi tiempo. Si me gustaba, me volverían a llamar para un segundo grupo. Dijeron que les gusté y que me ofrecerían 1.000$ si trabajaba con ellos por una noche.

¿A qué te dedicas ?
Vendo carteles. Estoy en la venta de publicidad al aire libre.

¿Qué es lo que normalmente bebes?
Bebo Bud Light , aunque no lo crean . Así que yo estaba en el cielo. No pudo haber sido una noche más perfecta.

¿Dónde estabas en el comercial?
Ellos enviaron un coche para mi apartamento, enseguida nos dirigíamos al Hotel Gansevoort. La idea es que me vería con una de las mujeres que tenía que entrevistar. Pero yo me sentía mal vestido, llevaba una camiseta y unos jeans. Le pregunté al conductor que si podía dar la vuelta para cambiarme, pero me dijo que no había problema y me quedé como estaba.

¿Qué pensaste cuando se acercó esa mujer tan hermosa a la mesa?
Mis sentidos se activaron, sabía que algo pasaba. No todos los días se te acerca alguien así y te ofrece algo. Pensé que pasara lo que tenía que pasar, quería tener un buen rato.

Así que usted acaba de obtener una limusina con una grupo de desconocidos . ¿Alguna vez pensaste : “Estoy a punto de ser secuestrado?”
No creo que siete hermosas chicas fuesen a secuestrarme. Eso nunca me pasó por la mente. Yo no estaba pensando, sólo seguía lo que ocurría.

Entonces usted está en la limusina y Reggie Watts está ahí , haciendo de DJ …
Yo no estaba seguro de quién era en ese momento. Yo sólo sabía que era alguien. Comienza mezclando mi nombre en la música. Me estoy riendo, paso un buen tiempo, converso con las chicas a ver que están haciendo.

¿No hay cámaras? ¿No sabía que estaba siendo filmado?
Ellos planearon todo meticulosamente. Yo no tenía la menor idea que estaba siendo grabado para ser parte de algo, menos para un comercial.

Háblame de ese viaje en ascensor …
Entramos en el ascensor y hay un portero de allí y él tiene un cubo de Bud Light. Definitivamente necesitaba una cerveza, así que le pedí una. Lo siguiente que sé que la puerta se abre y entran Don Cheadle y una llama. Soy un amante de los animales. Estoy feliz de ver la llama, que acaricia la llama . Yo sólo voy con él y divirtiéndose.

¿Pensaste que era raro que todo el mundo estaba bebiendo Bud Light ?
Bueno, sí. Pero yo nunca creí que era un comercial. Imaginaba que algo raro estaba pasando.

¿Y el juego con Arnold Schwarzenegger?
El ascensor baja a la primera planta y hay una puerta azul. Es el único lugar para ir. Empujo hacia adentro y está Arnold vestido como Bjorn Borg. Supe inmediatamente que era Arnold. Hay toda una gran mesa de ping pong para jugar. Soy una persona muy competitiva y me dicen que tengo que vencer a Arnold Schwarzenegger en ping pong. Pido a estrecharle la mano y me dice que no. Me pidió hacer cinco flexiones.

Jugamos tres partidos a cinco. Le gané los dos primeros partidos. Estaba muy feliz.

¿Qué pasó después?
La pared se cae y está One Republic en el escenario cantando “Counting Stars” con Arnold y Minka Kelly, Reggie Watts. Arnold me recoge y me lleva en el escenario. Me doy cuenta de todo el mundo está cantando mi nombre. En ese momento enloquecí.

Sin duda tuve la mejor noche de mi vida. Luego me llevaron a planta baja y conocí al director y a los camarógrafos, comenzaron a entrevistarme y me comentan que estuvieron grabando para el comercial que sería transmitido en el Super Bowl.