La “rubia figura de gran pechonalidad”, cuando no era rubia ni tenía gran pechonalidad

Dejemos algo en claro… igual la sacamos a pasear en nuestro rojo deportivo italiano descapotable, de eso no queda dudas.

Lo cierto es que esta versión (2009) de Helen Flanagan, la “rubia figura de gran pechonalidad”, dista mucho de la que nos enamoramos.

Igual la sacamos a pasear, pero en el Metro de Caracas a las tres de la tarde y ligando que no sea quincena. Lo del rojo deportivo fue otro “mojón mental” que nos dio.