Aerolíneas temerosas ante el “efecto Venezuela”

Algunas aerolíneas están restringiendo las ventas de pasajes en Venezuela debido a temores de que las medidas que tomó el gobierno el mes pasado para controlar el mercado cambiario reduzcan en hasta 45% el valor de los miles de millones de dólares que mantienen en el país.

Copa Holdings SA, Air Canada y al menos un operador europeo han suspendido las ventas de pasajes en bolívares. En tanto, American Airlines Group Inc. y otras líneas aéreas sólo ofrecen una cantidad limitada de boletos disponibles para comprar con la moneda venezolana. La aerolínea ecuatoriana Tame suspendió temporalmente sus vuelos a Venezuela, aunque otras líneas aéreas continúan sus servicios al país y siguen vendiendo boletos a clientes que pagan en euros y dólares.

El gobierno venezolano anunció en enero que los bolívares que se recauden con la venta de pasajes internacionales serían intercambiados a una tasa de más de 11 unidades por dólares, comparado con la tasa oficial de 6,30. Eso significa que las aerolíneas tienen que subir considerablemente las tarifas en moneda local para obtener la misma cantidad en dólares. Las empresas aéreas también temen que la devaluación sea aplicada de forma retroactiva para los $3.340 millones que tenían en bolívares y no han podido repatriar debido a los controles cambiarios.

Ejecutivos de los operadores dicen que son renuentes a hablar en público sobre el tema porque las negociaciones con el gobierno han sido volátiles y hay mucho dinero en juego.

“Todos están un poco nerviosos sobre lo que está sucediendo”, dijo un ejecutivo de una aerolínea europea que ha suspendido las ventas en bolívares. “El gobierno está poniendo en riesgo una mayor cooperación con la industria aérea”.

La mayoría de los países demora entre dos y tres semanas para convertir sus ingresos locales a dólares para las aerolíneas, pero Venezuela se ha tardado un año para repatriar los bolívares a la moneda estadounidense, señala Savanthi Syth, analista del sector en Raymond James Financial Inc.

Leer nota completa en El Mundo