Irán envió buques de guerra a las fronteras marítimas de EEUU

“Flotas navales de la Armada iraní comenzaron su viaje hacia el Océano Atlántico a través de las aguas próximas a Sudáfrica”, anunció el comandante de la Flota Naval del Norte, el almirante Afshin Rezayee Haddad, de acuerdo a la agencia oficial iraní Fars.

Las embarcaciones tienen como destino “las fronteras marítimas de EE.UU., y este movimiento tiene un mensaje”, agregó el marino.

El anuncio es parte de la respuesta de Teherán a la creciente presencia naval estadounidense en el Golfo Pérsico y a la realización de dos maniobras militares de la quinta flota norteamericana, que en los últimos años instaló su base en Bahrein.

“Al igual que las potencias arrogantes están presentes cerca de nuestras fronteras marítimas, nosotros también tendremos una fuerte presencia militar cerca de los límites estadounidenses”, había afirmado el año pasado el comandante de la Marina de Guerra iraní, el contralmirante Habibollah Sayyari.

Durante los últimos tiempos Irán aumentó su actividad en aguas internacionales, con la intención de proteger las rutas navales y garantizar la seguridad de sus buques de comercio y buques cisterna. Además la Armada iraní lleva a cabo patrullajes contra la piratería en el Golfo de Adén, donde circulan sus buques mercantes.

Este nuevo desafío iraní llega pocos días después de que la televisión local mostrara imágenes de su nuevo submarino clase Fateh, cuya puesta en actividad todavía no fue anunciada oficialmente. La nave mide 40 metros de eslora, y es bastante más grande que los submarinos de 29 metros clase Ghadir que Irán ha estado construyendo desde hace varios años.

El 21 de enero pasado, tan sólo un día después de que entrara en vigor el acuerdo de Ginebra que limita su programa nuclear, la TV estatal iraní adelantó que el destructor Sabalan y el portahelicópteros logístico Khark serían enviados al Océano Atlántico en una misión de tres meses.

En 2012 Irán ya había dicho que planeaba enviar barcos de guerra hacia aguas internacionales frente a las costas de los Estados Unidos en los próximos años.

Vía Infobae