Chocolates St Moritz celebra sus bodas de plata

Hace 25 años, inició la historia de una empresa que se ha convertido en ejemplo de constancia y de crecimiento de muchos venezolanos: Chocolates St. Moritz. Sí, es la organización que se ha dedicado por más de dos décadas a dignificar la producción nacional de chocolate, empleando para ello cacao nacional, aún considerado uno de los mejores del mundo.

St Moritz es una empresa venezolana que hoy arriba a sus 25 años dedicada a la fabricación y comercialización de chocolate en sus diferentes variedades (leche, blanco y bitter u oscuro) y formas. “Cuando nacimos nos dedicamos fundamentalmente a la comercialización de nuestros bombones entre los que disponemos de más de 50 variedades con exquisitos rellenos. Ese fue nuestro inicio, del cual nos sentimos orgullosos, porque fue lo que nos permitió darle forma al sueño de producir el mejor chocolate del país”, así lo destacó Cristobal Suárez, gerente general de Chocolates St Moritz.

En el año 1989, St Moritz inició con una pequeña fábrica de menos de 600 mts2 y ahora dispone de más de 6.000 mts2 entre almacenes, fábrica y área administrativa. “Estamos muy contentos porque en los últimos dos años hemos logrado triplicar nuestra capacidad de producción. Ahora llegamos a todo el país con una estructura comercial y de logística propia y con una amplia selección de marcas y conceptos novedosos y únicos,  100% venezolanos.  En la actualidad hemos logrado convertirnos en una sólida organización que atiende con esfuerzo, ética y responsabilidad a una parte del mercado de chocolates a escala nacional. Además, una cifra que nos llena de orgullo, es que hemos alcanzado a darle empleo de forma directa a más de 340 venezolanos, quienes son parte esencial de este sueño”, dijo Suárez.

Actualmente la empresa atiende directamente más de 2.000 puntos de venta a escala nacional y otros 1.000 de manera indirecta a través de aliados comerciales que distribuyen algunas de sus marcas. Flaquito se ha convertido no sólo en el emblema de St Moritz, sino en el predilecto de las loncheras escolares. Y como el objetivo es ir atendiendo a la mayor parte de la población, la producción se ha extendido a otros productos tan deliciosos como la línea de Chocolates sin azúcar, Bombones, Tabletas A la Taza, Choco Zoo para los consentidos de la casa, untables como Dunga,  la línea Passion Noir que ofrece estupendo chocolate negro en diferentes versiones, así como los Grageados con frutos secos cubiertos de delicioso chocolate venezolano, Froggie, la línea Industrial, etc.

“Hoy nuestra empresa está orientada a invertir en desarrollos y líneas novedosas acorde con las tendencias mundiales de consumo en el amplio y variado mercado del chocolate. Nos esmeramos en ofrecer un excelente servicio a nuestros clientes y nos mantenemos mejorando nuestra capacidad de fabricación para satisfacer a nuestros consumidores, transformándonos en una organización local sólida, que afronta retos y fortalece sus bases para sostener su crecimiento hacia el futuro. Apostamos por Venezuela y seguiremos desarrollándonos con productos 100% nacionales”, finalizó diciendo Cristóbal Suárez, gerente general de la empresa.

Avant Garde RP