Falta de clientes y mercancía obliga a revisar horarios de comercios

Foto Correo del Caroní

“La vaina está dura”. Con esa frase Ana Elida Durán Trujillo define la que considera una de las horas más menguadas para el comercio local. Ella, que durante 15 años ha vendido café caliente y chocolate en las inmediaciones del centro de Puerto Ordaz, siente día a día la escasez, que no sólo atañe a los productos básicos, también a la clientela, reseña Correo del Caroní.

Si bien hay opiniones encontradas, unos dicen que les va bien y otros no tanto, lo cierto es que los centros comerciales están tomando acciones, para disminuir horarios, cerrar dos días continuos para cumplir con la Ley Orgánica del Trabajo.

En el Centro Comercial Trébol, ubicado en el centro de Puerto Ordaz, en las puertas hay un comunicado en el que se informa que no abrirán ni domingos ni feriados. En la puerta de la Kioto, también hay otro escrito que señala “abriremos de martes a sábado”.

Iván Frischi, administrador del Centro Comercial Trébol, explica que “se nos han escapado de las manos los ajustes implementados por el Gobierno y eso nos ha perjudicado. Tenemos una disminución del flujo de caja del 33 por ciento y por eso estamos tomando acciones para mantener la operatividad unos meses más”.

Agrega que “la regulación de alquileres (Ley de Arrendamientos) nos obliga a definir cómo van a quedar los locatarios, ellos no tienen en muchos casos -los grandes sobre todo- inventarios, están allí aguantando como nosotros, tenemos una economía en función del dólar y no se fomenta la inversión, no se está en condiciones, en estas circunstancias, por lo que estamos en una fase de adaptación para garantizar al menos una operatividad”.

Para Frischi, quien es impulsor de un proyecto que propicia la autonomía y desarrollo económico parroquial, “el tipo de política que se aplica busca complicar, tenemos que hacer un llamado a la calma y la sensatez, tenemos que ir a la estimulación de la inversión, leyes que fomenten el desarrollo, no lo contrario”.

Impacto nefasto

El administrador cuestiona las consecuencias de las medidas aplicadas por el gobierno, que han hecho mella en la economía afectando a todos desde el más grande hasta el más pequeño. “El Gobierno parece que no entiende lo que es la ley de oferta y demanda. Debería haber una propuesta de ley igualitaria, las leyes actuales no son estimulantes, los alquileres en especial nos ha afectado mucho, mucho y eso impedirá, por ejemplo que haya más construcción de centros comerciales”.

En referencia al discurso y decisiones del presidente Nicolás Maduro desde noviembre de 2013, puntualiza que “la guerra económica no se enfrenta con fusiles se aborda con trabajo y esfuerzo, el gobierno debe asumir el papel motivador del país no el desmotivador, que es lo que actualmente está haciendo”.

Yanitza Vegas, encargada de la tienda Kioto en el Trébol comenta que “la afluencia de personas ha bajado mucho y a eso le sumamos que no nos ha llegado mercancía. Cómo ve: la tienda está con poco en exhibición. No tiene sentido abrir los feriados, porque no hay fluidez. Es lógico lo que se está haciendo”.