Diez protestas sociales que cambiaron el mundo

Foto referencial

Dada las continuas manifestaciones que se han presentado en distintas ciudades de Venezuela luego del 12 de febrero, repasamos una serie de movimientos sociales pacíficos que cambiaron el rumbo de distintos países y marcaron la historia del siglo XX y continúan rompiendo paradigmas en el siglo XXI, sin tener que disparar una sola bala. Las siguientes historias son sucesos de cambio social en donde la protesta pacífica se impuso por encima de la violencia:

1. Las sufragistas rodean la Casa Blanca (Estados Unidos, 20 de junio de 1917)
Durante las últimas décadas del siglo XIX, algunas activistas norteamericanas habían comenzado a organizarse para reclamar el derecho de las mujeres a votar en elecciones democráticas.

Desde el 10 de enero de 1917, las sufragistas decidieron concentrarse diariamente frente a la Casa Blanca. Sus protestas no tuvieron apenas repercusión durante los primeros meses, pero el 20 de Junio de 1917 estalló el escándalo. Durante la visita de una delegación rusa a la Casa Blanca, las sufragistas exhibieron una pancarta que decía: “Nosotras, las mujeres de EE UU podemos afirmar que EE UU no es una democracia. A las 20 millones de mujeres que vivimos aquí se nos niega el derecho al voto”. Más de 200 activistas fueron detenidas.

Aquella protesta hizo el movimiento visible a nivel nacional. El gobierno de EE UU se había embarcado en la Primera Guerra Mundial y exigía a las mujeres unirse al esfuerzo de guerra. “¿Entonces por qué no podemos votar?”, respondieron las feministas.

El presidente Wilson, que hasta entonces se había opuesto al sufragio femenino, cambió su postura en 1918. Al año siguiente el Congreso aprobó la Enmienda 19 a la Constitución, que prohíbe la discriminación de voto por razón de sexo.

2. La Marcha de la Sal (India, 12 de marzo – 6 de abril de 1930)
El 12 de marzo de 1930, Mahatma Gandhi comenzó una caminata de 390 kilómetros para protestar contra el Imperio Británico.

Londres había instaurado un impuesto sobre la producción y la venta de sal en la India. Durante los 23 días de caminata, Gandhi pronunció multitudinarios mítines donde utilizaba este impuesto como ejemplo de la injusticia colonial. Miles de jóvenes se unieron a la protesta.

La marcha convirtió a Ghandi en una referencia política mundial y desencadenó la primera ola de desobediencia civil masiva contra el poder británico. Sería necesaria aún una lucha de más de 17 años para que la India obtuviese finalmente su independencia.

3. Disturbios de Soweto (Sudáfrica, 16 de Junio de 1976)
Los estudiantes del barrio negro de Soweto salieron a la calle cuando el gobierno sudafricano instauró una ley que obligaba a que la mitad de la enseñanza se realizase en lengua afrikáans. El gobierno respondió con dureza, asesinando a cientos de jóvenes. Esta protesta significó el comienzo de la lucha organizada contra el Apartheid, aglutinada en torno al “Congreso Nacional Africano” de Nelson Mandela. En recuerdo de los hechos en Soweto, cada el 16 de Junio se celebra en Sudáfrica el “Día de la Juventud”.

4. Huelga en los astilleros de Gdansk (Polonia, 14 de Agosto de 1980)
Una huelga de más de 17 mil trabajadores en los astilleros de Gdansk forzó al gobierno comunista de Polonia a legalizar Solidarnosc, el primer sindicato independiente. Pocos meses después, la organización contaba con más de 10 millones de miembros y jugaría un papel fundamental en las primeras elecciones polacas.

Lech Walesa, electricista en los astilleros de Gdansk y uno de los fundadores de Solidarnosc, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1983 y sirvió como Presidente de Polonia entre 1990 y 1995.

5. Mujeres de Liberia por la Paz (Liberia, 2003)
Durante 14 años, las mujeres de Liberia cargaron con el peso de dos brutales guerras que se distinguieron por el uso de niños soldados, el desplazamiento masivo y la generalizada violencia de género. Pero, al mismo tiempo, las mujeres jugaron un papel decisivo para poner fin al conflicto y llevar la paz a su pueblo.

Una de ellas, Leymah Gbowee, trabajadora social y madre, reunió a varias decenas de mujeres en 2002 para orar por la paz, luego de ver a su país atrapado en una guerra donde la violencia, las violaciones y los asesinatos eran pan de cada día. Con esta medida, lanzó un movimiento de mujeres comunes y corrientes que organizó campañas que ayudó a poner fin al conflicto civil en Liberia. Esto, de cierta manera, promovió la elección de la primera Jefa de Estado de África,Ellen Johnson Sirleaf.

Continúa leyendo el artículo en Un Tipo Serio