David Morán Bohórquez: La escasez no es ni será momentánea

Todos los gobiernos mienten alguna vez. Pero éste miente todo el tiempo. Lo más nuevo de su arsenal de mentiras, es el invento de la “guerra económica” según la cual, los empresarios privados, así de manera genérica, se habrían puesto de acuerdo para crear escasez, y por lo tanto, malestar en la población venezolana. Nada más fascista que la generalización, y así, pretende tapar los desastres de su modelo económico comunista de planificación centralizada de la economía y de desaparición de la oferta privada de bienes y servicios.

Dos consecuencias de tal modelo son ya visibles de manera notoria en el país: la hiperinflación y la escasez.  Que siempre van de la mano. como mellizos univitelinos.  Ambas son hijas de los errores políticos del gobierno y de su alucinante empeño de ir en contra de la naturaleza humana.

La escasez llegó a Venezuela para quedarse.

El Banco Central de Venezuela (BCV) confeccionó una cesta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares venezolanos. Con el estudio de esa cesta, el BCV elabora el Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) que es el indicador estadístico que se utiliza para estimar la inflación del país, así como también sirve para estudiar la abundancia o escasez de los bienes que conforman esa cesta como un indicador del abastecimiento de bienes en la economía.

Esa cesta de bienes está conformada por:

  • Alimentos y Bebidas No Alcohólicas.
  • Bebidas Alcohólicas y Tabaco.
  • Vestido y Calzado.
  • Alquiler de Vivienda.
  • Servicios de la Vivienda.
  • Equipamiento del Hogar.
  • Salud.
  • Transporte.
  • Comunicaciones.
  • Esparcimiento y Cultura.
  • Servicios de Educación.
  • Restaurantes y Hoteles.
  • Bienes y Servicios Diversos.
  • Mensualmente las encuestadoras del Banco Central de Venezuela (BCV) y el Instituto Nacional de Estadística (INE) investigan los 362 rubros que conforman la cesta, recopilando unos 300.000 precios, visitando unos 22.000 establecimientos ubicados en todo el país. Se obtienen así dos índices estadísticos, el de precios y el de escasez.

    El BCV anunció la semana pasada que el Indice de Escasez se ubicó en enero de 2014 en 28,3%.

    Resalto que el 28,3% es el resultado ponderado de la cesta de esos rubros, lo que quiere decir que algunos pudiese estar por debajo del 10% pero otros por encima del 60% o 7’0%. El BCV se niega sistemáticamente a divulgar el detalle de la escasez de los 362 rubros y solo publica el indice general.

    El índice de escasez es un indicador relativo. Veamos que significa una escasez del 28% en un supermercado surtido del país. Un local de este tipo maneja usualmente unos 2.800 rubros en su oferta de productos. Leche completa de a litro, cloro de medio litro, ajo criollo, ajo importado, muslo de pollo, pollo entero, etc. Una escasez del 28% de 2.800 productos significa que en ese mes, en promedio, ese supermercado tuvo una oferta oferta incompleta en 784 rubros (2,800×0,28). Una cantidad verdaderamente exasperante.

    A manera de ejemplo, en la economía venezolana se transan usualmente alrededor de 1.500.000 rubros. Fuera de la cesta de rubros del INPC la escasez es mucho mayor. Aún así, usando el Indice de Escasez del INPC, tendríamos fallas en la oferta en 420.000 rubros. Tales fallas solo se observan en países en guerras, conflictos o sistemas políticos miserables como los de Cuba o Corea del Norte. Entre esos productos que escasean están todos los que el gobierno nacional produce, como cemento o cabilla, hasta jugos, aceite, papel higiénico y servilletas.

    Al criminalizar la oferta privada, por medio del artilugio del “acaparamiento” comenzó Hugo Chávez y su gobierno a crear la escasez estructural en Venezuela. Lo inventarios se redujeron por lo que las variaciones en la demanda comenzó a dejar vacíos los anaqueles. El pase a Bolipuertos de los puertos estatales hizo ineficientes la importación y nacionalización de las materias primas y productos finales y por lo tanto llegan con atrasos a los almacenes de las empresas productoras o de las distribuidoras mayoristas. Cadivi se convistió en un torniquete cambiario, racionando la venta de divisas. la guinda la puso ahora Maduro con la Ley de Precios, que criminaliza al comerciante o industrial que podría ser condenado hasta a 14 años de cárcel por medio de juicios sumarios.

    La única “guerra económica” la tiene el gobierno contra el pueblo

    A continuación mostramos  un gráfico con la evolución del Indice de Escasez en los últimos 5 años. Tiempo de todo un período presidencial durante la democracia civilista venezolana. Tiempo más que suficiente para observar los resultados de las políticas económicas sobre la escasez. Y estos son deplorables.

    La línea azul del gráfico representa el valor mensual del índice de escasez que publica el BCV, mientras que la línea roja es el valor promedio del mes más los once meses anteriores. Por ejemplo, el valor de enero 2014 de la línea roja, es la suma de los valores de la línea azul de febrero 2013 hasta enero 2014 (12 meses) dividido entre 12. En este caso arroja un resultado de 21,5%. Ese valor se interpreta, que en enero de 2013, el indice de escasez ha tenido un valor promedio de 21,46 en el último año (ultimos 12 meses). Llamaremos a ese valor Indice de Escasez Anualizado (IEA)

    El IEA alcanzó en los últimos 5 años su mínimo en mayo de 2011, con un valor del 11,6%. A pertir de ahí no ha hecho sino crecer en los últimos 28 meses. El indicador de enero de 2014 (28%) es el más alto desde que se tiene registro de ese índice.

    A pertir de marzo de 2013, después de la devaluación del 46,5% del bolívar ante el dólar, se acelera la pendiente del IEA, esperándose que se ubique sobre el 25% dentro de dos meses.

    El gobierno maula no paga lo que debe

    Mientras, el gobierno nacional acumula una deuda gigantesca con los que han movido la economía en los últimos años. El gráfico elaborado  por la empresa Ecoanalítica es elocuente. En 2011 la deuda no financiera del gobierno y sus empresas se situó en  38,111 MMUSD al cierre de 2011, en 51.513 MMUSD en 2012 y 56.215 MMUSD para 2013, cantidad que casi triplica las Reservas Internacionales totales.

    Solamente la deuda de Cadivi con aquellos que obtuvieron la Autorizacion de Liquidación de Divisas (ALD) e importaron los bienes y servicios, suma 8.700 MMUSD.

    Ese monto es el reflejo de un robo. de un desconocimiento de las obligaciones que contrajo Cadivi en vender las divisas al tipo de cambio oficial. Esos montos incluyen comidas, medicinas, aparatos médicos, en fin, un crédito que las empresas le dieron a la economía nacional, que permitió que se abasteciera de productos que sin duda ahora escasearán.

    Los recientes anuncios en materia económica como un mayor torniquete cambiario, devaluación y criminalización de la oferta privada de bienes y servicios solo acentuará la escasez que ya se acerca a niveles socialmente peligrosos.

    Señalo al gobierno de Maduro como responsable del presente caos, que con su insensatez, impericia y corrupción, está llevando a la población venezolana a un estado de carencias inaceptable. Maduro conduce la economía venezolana hacia el colapso.

    @morandavid