UNT no participa en iniciativa de diálogo impulsada desde el Gobierno nacional

AVN/ Foto Referencial
AVN/ Foto Referencial

En Un Nuevo Tiempo estamos comprometidos con la construcción de un verdadero diálogo nacional por la paz, destinado a encarar honestamente la resolución de los graves problemas que enfrenta la sociedad venezolana, incorporando en su pluralidad a todos los sectores de la sociedad, reconociendo la legitimidad de su diversidad. Prensa UNT

Acompañamos al pueblo en su vocación por la paz y por el diálogo, pero sostenemos que un verdadero diálogo político dista mucho de la propuesta esgrimida por el gobierno nacional.

La iniciativa de diálogo propuesta por el gobierno nacional constituye una mascarada que pretende, primero, ocultar frente a la opinión pública nacional y mundial, la política represiva del Estado contra manifestantes, segundo, evadir la responsabilidad gubernamental en la profunda crisis económica y social que sufre nuestro país, y tercero, ganar tiempo para seguir desarrollando un proyecto político que no goza del consenso social necesario para asegurar un futuro común de progreso para todos.

A este tipo de “diálogo” Un Nuevo Tiempo no está dispuesto a sumarse. No estamos dispuestos a participar en una mascarada diseñada con la intención de lavarle el rostro y legitimar a un gobierno represivo.

El diálogo real y la paz verdadera pasa por la consecución de la justicia. Para que el diálogo sea posible desde UNT exigimos el cese inmediato de la represión contra el movimiento estudiantil, el fin de la persecución contra aquellos que ejercen su derecho constitucional a la protesta pacífica, y la amnistía total de todos los procesados con ocasión de las manifestaciones públicas.

El actor fundamental de la presente coyuntura de movilización masiva ha sido el movimiento estudiantil, es entonces con los estudiantes con quien el gobierno tiene que sentarse en primer lugar, respetando su dirección, sin imponer agendas, tiempos y escenarios, construyendo desde el principio un campo y unos códigos comunes para caminar hacia la verdadera paz.

El partido Un Nuevo Tiempo no autoriza a ningún dirigente, bien sea nacional, regional o local, a participar en la iniciativa de diálogo propuesta por el gobierno nacional.

SOBRE LA RUPTURA DE RELACIONES DIPLOMÁTICAS Y COMERCIALES CON LA REPÚBLICA DE PANAMÁ

El Partido Un Nuevo Tiempo rechaza de la manera más enérgica, la exagerada reacción del gobierno bolivariano de romper relaciones Diplomáticas y Comerciales con la República Hermana de Panamá, por el solo hecho, de ejercer un derecho establecido en la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA), y en la Carta Democrática Interamericana al expresar su legítima preocupación por la grave crisis política que vive el país pero, sobre todo, por el exceso de represión y violación de los derechos humanos de los Estudiantes y jóvenes por protestar, derecho establecidos en la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

La Comunidad Internacional ha manifestado su preocupación por la represión y la violación reiterada de los derechos humanos de los jóvenes protestatarios y de la sociedad civil que los acompaña, sobre que los distintos organismos regionales entre ellos la Celac y el Unasur han tenido que expresar preocupación y han invitado a las partes a un diálogo, a la cual el gobierno dice estar dispuesto, pero por otra parte, aumenta la represión estudiantil, la persecución y el encarcelamiento de dirigentes de la oposición.

El llamado del Presidente Maduro, en su arenga en el Desfile Militar de los Próceres, de invitar a la Guardia Bolivariana y a los UBCh (Colectivos Armados) a que disuelvan las protestas legitimas de los estudiantes, es una incitación pública y notoria a la violencia e invita a la impunidad de la violación de los derechos humanos de la disidencia.

Ante esta realidad pública y notoria, nacional e internacionalmente, es que la Comisión de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas han convocado al gobierno a informar al respecto, con lo cual, pone en evidencia el global carácter represivo y violatorio de los derechos humanos del régimen bolivariano.

La preocupación responsable de la República de Panamá de solicitar la reunión del Consejo Permanente de la OEA, no ha hecho otra cosa, que recoger la preocupación de la comunidad internacional sobre los excesos de la represión aunado a denuncias de tortura por parte de los estudiantes y las ONG de Derechos Humanos, para que el organismo regional se pronuncie y medie, ya sea para un diálogo con los distintos sectores de la vida nacional, aparte de castigarse los excesos para que la impunidad no contribuya aún más con el deterioro político y se abran caminos para la reconciliación nacional.

No se ajusta a la verdad lo declarado por el gobierno sobre una supuesta injerencia de Panamá en los asuntos internos venezolanos. Por el contrario, la actitud violenta y de descalificación de Maduro contra el gobierno de Panamá y del propio organismo interamericano, viola el Tratado de Institucionalización de la OEA y la Carta Democrática Interamericana.

El Partido Un Nuevo tiempo expresa igualmente su preocupación por la inmensa comunidad de venezolanos que viven en ese país, al cual les abrió sus brazos generosamente, a todos aquellos que buscan libertad y progreso económico y social, que el gobierno bolivariano niega a sus ciudadanos en nuestro país.

Genera grandes sospechas la negativa por adelantado de Maduro de que una Misión de Observación o de Mediación de Cancilleres de la OEA venga a Venezuela. Da pie para que la Comunidad Internacional piense que las denuncias reiterativas de las violaciones de los Derechos Humanos y a la propia Carta Democrática tienen sustento. Quien no debe no teme.