Henri Falcón rechaza excesos de la Guardia Nacional

NP
NP

“A mí no me van a ver levantando alcantarillas, ni apoyando actos guarimberos y violentos que atenten contra la productividad y el bienestar de la población”, aseguró el gobernador progresista de Lara, Henri Falcón, quien reiteró: “yo ni fui loro de nadie antes, ni soy loro de nadie ahora, que nadie se equivoque”. Nota de Prensa

Manifestó que apoya la protesta cívica de los estudiantes, es un derecho constitucional y el movimiento estudiantil larense realiza una lucha no violenta, con legitimidad. Por eso rechazamos los excesos de la Guardia Nacional y solicitamos a la Ministra de la defensa una investigación al respecto.

Al hacer una serie de reflexiones, Henri Falcón señaló: “creo en el diálogo productivo y sincero y en la política de altura, pero jamás comparto la violencia venga de donde venga, no es momento de extremismo ni de radicalismo, pero si creo en la reconciliación y que estamos obligados a construir la paz “.

Ante la violencia en el país “a nosotros los líderes políticos y líderes sociales nos están reclamando y gritando que hagamos algo, que le pongamos freno a esta situación de anarquía”, planteó el mandatario regional.

Considera que cuando se habla de diálogo, de entendimiento y de concertación no puede mediar allí el interés particular de nadie ni siquiera de un partido o de una coalición de partidos, se trata de resolverle los problemas a la gente y en todo caso citó “si para ello tenemos que reunirnos nosotros y conversar con el radical más radical que exista en Venezuela, estamos dispuestos a hacerlo responsablemente, sentenció.

En ese orden, el gobernador Henri Falcón dijo que “a causa de la inseguridad personal cayó nuestro hermano y dirigente de Avanzada Progresista, ex diputado Héctor Alzaul Planchart”, a lo cual envió mensaje de solidaridad, sentimiento y pesar ante la irreparable pérdida a familiares y amigos. “El problema de la violencia es nacional, ya comienzan supuestos aliados de manera irresponsable a decir que fue un sicariato, que querían matar a Henri Falcón”. Condenó comentarios malsanos de algunos políticos y pidió respeto a sus familiares, amigos y al partido avanzada progresista.
Dijo que el país no es solamente un sector y hay que verlo de manera integral considerando diversas barriadas populares, urbanizaciones y caseríos de la entidad regional.

“Hay grupos violentos que piensan que el país se cambia a través de la anarquía y el desorden “, expresó el gobernador quien agregó que no convalida la “violencia política” como tampoco la “violencia social” para poder alcanzar mejores niveles de vida entre los venezolanos.

Más adelante planteó “si queremos de verdad incidir en un cambio de rumbo en el país debemos conectarnos con la gente del este, del norte,del sur y del oeste en la búsqueda de solución de nuestros problemas y de nuestras necesidades, acotó.

Abogó por una protesta cívica, democrática, sincera y sin intereses ocultos de nadie, para lo cual debemos exigirle al gobierno nacional soluciones y en ese sentido indicó “si queremos resolver el problema de la violencia hay que dialogar de forma sincera”, apuntó.

Aseveró Henri Falcón: El país lo que quiere escuchar de “nosotros los dirigentes, es que no solamente tenemos voluntad, sino capacidad para resolver sus problemas económicos y sociales a través de hechos concretos”.

Reiteró que no es enemigo de nadie y que a la política se viene a dialogar y a construir para poder enfrentar los problemas que hay en el país, somos es adversarios políticos, ellos socialistas, nosotros progresistas.

De igual forma indicó que comparte la tesis con algunos actores de la Mesa de la Unidad Democrática en cuanto a establecer condiciones en especial la intermediación de la iglesia católica con el gobierno nacional.

Junto a estas reflexiones el gobernador Henri Falcón expresó que el gobierno nacional pudiera dar una muestra efectiva de amplitud y de grandeza pero también de voluntad política para el diálogo con la liberación de los estudiantes, del comisario Simonovis, del General Baduel y de Leopoldo López.