Más represión, más protesta

FOTO EFE
FOTO EFE

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró en febrero de 2014 al menos 2.248 protestas. 400,5% más que en el mes de enero cuando fueron 445.

Las protestas de febrero representan el número más alto registrado en un mes en los últimos 10 años. Las tensiones y conflictos en Venezuela vienen en aumento de manera sostenida desde el segundo semestre de 2013. El mes pasado las manifestaciones fueron iniciadas por universitarios y activistas de partidos políticos de oposición, a las que progresivamente se sumaron vecinos.

Estas tuvieron como exigencias el derecho a la seguridad ciudadana y el rechazo a los altos índices de criminalidad y violencia en las universidades. Luego, las demandas fueron ampliándose a otros derechos como alimentación, participación política, etc.

El número de protestas aumentó en proporción al incremento de la represión.

El gobierno venezolano respondió a las movilizaciones pacíficas con prácticas sistemáticas de represión, vulneración de derechos humanos y militarización de algunas ciudades. Dejando un saldo de al menos 18 personas asesinadas, 2.382 heridos y 1.254 detenidos.

Modus operandi
La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Policía Nacional Bolivariana (PNB) fueron los cuerpos de seguridad que más violaron los derechos humanos de los manifestantes. Seguidos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y policías municipales. Además de la fuerza pública del Estado, los manifestantes fueron agredidos por colectivos, grupos paramilitares de civiles armados pro gobierno, que actúan con permisividad y complicidad de funcionarios del Estado.

Estas acciones fueron ordenadas y respaldadas en público por el primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, así como gobernadores pertenecientes al partido oficialista, también por diputados de la Asamblea Nacional, incluyendo a su presidente Diosdado Cabello.

El patrón de represión se caracterizó por: ataques conjuntos de la GNB y colectivos armados, ataques a manifestantes durante la transmisión de cadenas presidenciales de radio y televisión, en la mayoría de las protestas donde actuaron colectivos armados se registraron manifestantes asesinados o heridos de bala; las arremetidas más fuertes fueron realizadas después de las 6:00 de la tarde.

A estos se le suma uso sistemático de sustancias tóxicas y armas de fuego; práctica de tratos crueles, inhumanos o degradantes a manifestantes; práctica de torturas y abusos sexuales a manifestantes; detenciones arbitrarias; allanamientos sin orden judicial, criminalización de la protesta; agresión a periodistas y persecución a dirigentes de partidos de oposición.
(Prensa OVCS/Correo del Caroní)

Tendencias de conflictividad: protestas aumentan 400% en febrero

Protestas  aumentan 400% en febrero

18 asesinados, 2.382 heridos y 1.254 detenidos.

 

 El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró en el mes de febrero de 2014 al menos 2.248  protestas. 400,5% más que en el mes de enero cuando fueron 445.

Las protestas de febrero representan el número más alto registrado en un mes en los últimos 10 años. Las tensiones y conflictos en Venezuela vienen en aumento de manera sostenida desde el segundo semestre de 2013.

Fuente: Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS)

Desde la primera semana de febrero se inició una ola de protestas pacíficas en Venezuela, realizadas principalmente por jóvenes estudiantes universitarios y activistas de partidos políticos de oposición, a las que progresivamente se sumaron vecinos.

Las protestas comenzaron por exigencia del derecho a la seguridad ciudadana y rechazo a los altos índices de criminalidad y violencia en las universidades. Luego las demandas fueron ampliándose a otros derechos como alimentación, participación política, derecho a la vida, a la libertad e integridad  personal y libertad de expresión. El número de protestas aumentó en proporción al incremento de la represión.

La modalidad de protesta más empelada en este período fue el cierre de calle, seguido por concentraciones, marchas y cacerolazos. Destacando gran cantidad de personas en cada una de las acciones de calle.

El gobierno venezolano respondió a las movilizaciones pacíficas con prácticas sistemáticas de represión, vulneración de derechos humanos y militarización de algunas ciudades. Dejando un saldo de al menos 18 personas asesinadas[1], 2.382 heridos y 1.254 detenidos.

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Policía Nacional Bolivariana (PNB) fueron los cuerpos de seguridad que más violaron los derechos humanos de los manifestantes. Seguidos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) y policías municipales. Además de la fuerza pública del Estado, los manifestantes fueron agredidos por Colectivos, grupos paramilitares de civiles armados pro gobierno, que actúan con permisividad y complicidad de funcionarios del Estado.

Estas acciones fueron ordenadas y respaldadas en público por el primer mandatario nacional, Nicolás Maduro, así como gobernadores pertenecientes al partido oficialista,  también por representantes de la Asamblea Nacional (AN), incluyendo a su presidente Diosdado Cabello.

El patrón de represión se caracterizó por:

a)     Ataques conjuntos de Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Colectivos armados.

b)     Ataques a manifestantes durante la transmisión de cadenas presidenciales de radio y televisión.

c)     En la mayoría de las protestas donde actuaron los Colectivos armados se registraron manifestantes asesinados o heridos de bala.

d)     Las razias más fuertes fueron realizadas después de las 6 de la tarde.

e)     Uso sistemático de sustancias tóxicas y armas de fuego.

f)      Practica de tratos crueles, inhumanos o degradantes a manifestantes.

g)     Practica de Torturas y abusos sexuales a manifestantes.

h)     Detenciones arbitrarias.

i)      Allanamientos sin orden judicial.

j)      Criminalización de la protesta.

k)     Agresión a periodistas.

l)      Persecución a dirigentes de partidos de oposición.

Es de destacar que en medio de crisis el presidente realizó una actividad política denominada Conferencia por la Paz. Convocando a  ministros, diputados, empresarios y personalidades influyentes, con el fin de promover el dialogo y resolución del conflicto. Sin embargo, mientras se desarrollaba esta conferencia, transmitida en cadena nacional, en las calles de Venezuela continuaba la represión a los manifestantes.

El discurso de paz no se correspondió con los hechos. Mientras el presidente hacia un llamado al dialogo también ordenaba la militarización completa del estado Táchira, incluso suprimiendo derechos constitucionales como el derecho  a la manifestación pacífica.

Otro aspecto relevante y resultante de la represión es que en las últimas semanas de febrero se incrementaron las protestas violentas. Por otra parte, y en medio del caos originado en el país, numerosos grupos delictivos realizaron actos vandálicos y saqueos a establecimientos comerciales, en los últimos 4 días del mes el OVCS registró al menos 10 saqueos y 25 intentos de saqueo en 4 estados del país.

Desde el inicio de la gestión de Nicolás Maduro, las protestas pacíficas de calle  han sido controladas con el uso desproporcionado y no diferenciado de la fuerza. Principalmente cuando las protestas tienen un contenido político. Pareciera que la ausencia de liderazgo y capacidad para resolver los conflictos es compensada cada vez más  con el uso y presencia de la fuerza militar.

Al cierre de esta investigación se siguen reportando protestas en las principales ciudades del país. Y vemos con preocupación el llamado que hizo el presidente a los colectivos, consejos comunales y unidades civiles con formación militar para que disuelvan las protestas. Con esta medida se promueve un enfrentamiento entre la población civil. Consideramos que las medidas adoptadas por el gobierno venezolano atizan el conflicto e impulsan su escalada.

Durante los sucesos acaecidos en el mes de febrero diversas organizaciones de derechos humanos se dedicaron a documentar casos, difundir denuncias, acompañar víctimas y asistirlas jurídica y psicológicamente. Aquí algunas:

Esta investigación de tendencias emplea como insumo principal el seguimiento de situación a través de medios de información de alcance nacional y regional. También fuentes de organismos oficiales y organizaciones no gubernamentales (ong). Se destaca la observación directa no participante sobre algunos fenómenos estudiados. Para acceder al monitoreo diario de protestas se sugiere consultar  www.conflictove.org.ve  y en Twitter: @ConflictoVe

 www.observatoriodeconflictos.org.ve

[email protected]observatoriodeconflictos.org.ve

[email protected]

  @OVCSOCIAL