Gobierno venezolano se abre a mediación del Vaticano o Unasur

venezuela

El gobierno venezolano aseguró este lunes que estaba abierto a una mediación del Vaticano o de la Unasur para dialogar con la oposición, mientras un dirigente de la opositora MUD urgió a la coalición a particiar en ese diálogo tras casi dos meses de protestas que dejan 39 muertos.

El canciller Elías Jaua sostuvo en entrevista con el canal Globovisión que el gobierno del presidente Nicolás Maduro está dispuesto a que un representante del Vaticano o un “pequeño grupo de cancilleres” de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) sirvan como “testigo de buena fe” para iniciar un diálogo con la oposición.

“Pudiera ser el secretario de estado del Vaticano, quien fue nuncio y conoce bien la realidad venezolana y es un hombre con una visión objetiva de todo lo que ha ocurrido y está ocurriendo en Venezuela”, añadió Jaua.

Venezuela cumple casi dos meses de protestas opositoras, iniciadas en la ciudad de San Cristóbal (oeste), que dejan 39 muertos, 560 heridos entre civiles y militares y 168 detenidos.

Semanas atrás, Maduro instaló una mesa de diálogo a la que han acudido diversos sectores, entre ellos la iglesia católica y empresarios, mientras que la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), que aglutina a partidos de distintas tendencias, se niega a asistir y acusa al gobierno de negociar por un lado y detener a dirigentes por otro.

Este lunes, el gobernador de Lara (norte) y uno de los dirigentes de la MUD, Henri Falcón, llamó a la coalición opositora a dialogar con el gobierno “sin demora” para poner fin a “la violencia que está causando tanto daño a la juventud venezolana”.

“Ya basta de tantos errores y tanta violencia. Hay que sentarse en una mesa de diálogo y como dirigentes de la MUD presentar propuestas y exigencias al gobierno nacional frente al estado de incertidumbre que vive el país”, dijo Falcón en una rueda de prensa.

Falcón, exchavista convertido a la oposición, es uno de los rostros más visibles dentro de la opositora MUD, con posturas más flexibles que lo han llevado a participar en encuentros públicos con Maduro.

Las protestas han disminuido en intensidad en los últimos días, aunque en la noche del lunes en el municipio caraqueño de Chacao (este) de mayoría opositora, se registraron nuevamente choques aislados entre manifestantes radicales y fuerzas del orden.

En el casco de Chacao, epicentro de las protestas en Caracas, un centenar de encapuchados se enfrentaban con piedras y bombas incendiarias a las fuerzas del orden, que respondían con andanadas de gases lacrimógenos.

Mientras tanto, el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, Vladimir Padrino, informó que las barricadas que mantenían bloqueadas avenidas en San Cristóbal (oeste), cuna de las protestas, fueron levantadas la noche del domingo en un operativo conjunto entre policías y militares.

En el operativo del domingo participaron unos 250 efectivos militares y policiales, que detuvieron a 11 personas, informó el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez. Sin embargo, la ONG Foro Penal denunció que fueron 20 los detenidos.

San Cristóbal es el epicentro de las protestas en contra del gobierno de Nicolás Maduro, que se iniciaron el 4 de febrero contra la inseguridad y que se extendieron a otras ciudades con el apoyo de los partidos políticos con reclamos por la inflación de 57,3% -la más alta de América Latina-, la escasez de productos básicos y la detención de estudiantes y líderes opositores.

Acusado de permitir la violencia y el cierre de calles, el alcalde opositor de San Cristóbal, Daniel Ceballos, fue destituido y el martes fue sentenciado por el Tribunal Supremo de Justicia a un año de prisión en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas.

Desde el 12 de febrero, muchas de las manifestaciones callejeras en Venezuela han sido dispersadas con gases lacrimógenos, chorros de agua y perdigones, y otras han derivado en refriegas entre encapuchados.

AFP