Datos para tener más sexo en tus vacaciones

sexo

Las vacaciones son el momento perfecto para dejarte llevar por el momento y entregarte a los disfrutes más básicos de la vida, más si eres un hombre soltero. Uno de ellos es indiscutiblemente el sexo. Salir a otro país y conocer otra ciudad /playa es una oportunidad para experimentar con otro tipo de mujeres.

Ahora, al momento de abordarla, ciertas reglas se mantienen. Te las enumeramos a continuación, para que así asegures la máxima diversión durante tus días de asueto:

Nº 1: Ten muy claro lo que estás buscando

Si es solo diversión, pues es solo diversión. Si ella también es extranjera y está de vacaciones, no hay mucho más qué explicar. Si por el contrario es una residente del lugar que visitas, es bueno que dejes bien claro tus intenciones.

Nº 2: Todo romance debe ser realista

Si eres un tipo que no va pendiente del sexo de una noche, si buscas algo más o encuentras a alguien que te gusta de verdad, que quieres conocerla mejor y hablar horas ininterrumpidas sobre sus vidas, ten en cuenta dónde vive y qué estarías dispuesto a hacer para volverla a ver una vez que su viaje o el tuyo concluye y tengan que volver a sus ciudades de origen, separadas por millas de distancia.

Es para pensarlo en frío. Muchos ‘romances de verano’ solo funcionan en las películas. Pero, claro, nunca debes cerrarte a esa posibilidad.

Nº 3: La primera mirada vale más que mil palabras

Durante el período de vacaciones la vida va en otro ritmo. En ocasiones, más pausada, relajada, sin presiones. Pero, en otras instancias, no puedes pensar las cosas dos veces: lo que dejas pasar, no volverá. Esto aplica muy bien con esa desconocida sumamente atractiva que te encuentras en una fiesta, en la playa o incluso en la calle.

¿La clave? La mirada. Aleja la timidez o los tabúes y abórdala sin titubeos con una mirada decidida. Si te responde, entonces ya tienes gran parte del terreno ganado. Si no, pues no pasa nada, continúa tu camino que no es ni la primera ni la última mujer en la tierra.

Continúa leyendo en: Un Tipo Serio