Maduro dice que “no hay negociaciones ni pactos” e insiste en un camino de “tolerancia” política

EFE
EFE

En cadena de Radio y Televisión, el presidente Nicolás Maduro dio inicio al diálogo nacional entre Gobierno y representantes de Mesa de la Unidad (MUD), cancilleres de la Unasur y nuncio apostólico en Venezuela, para buscar salidas a la violencia en el país tras casi dos meses de protestas.

Desde el Salón Ayacucho en el Palacio de Miraflores, Maduro agradeció la asistencia de los dirigentes políticos.

No obstante, el diálogo comenzó con las palabras del nuncio apostólico en Venezuela, Aldo Giordano, quien leyó una carta del papa Francisco en el encuentro entre oposición y Gobierno, “Diálogo por la Paz”, donde pidió que “la unidad” prevalezca sobre “el conflicto”.

“La violencia genera solo genera violencia, por medio de l diálogo ustedes pueden construir una base en común (…) para encontrar formas de colaboración en el respeto y la tolerancia”, reza la carta del sumo pontífice.

Seguidamente, tomó la palabra el Ministro de relaciones exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño. “Es indispensable que con este inicio de diálogo puedan terminar los hechos de violencia”.

“Lo que todos los suramericanos deseamos de corazón es que sepan que cuentan con nosotros”, destacó.

Luego de la participación del Nuncio Apostólico en Venezuela y el vocero por parte de los cancilleres de la Unasur, Maduro recordó al fallecido Hugo Chávez, “hace 12 años, días y horas como estás eran de gran angustia”.

“El primer llamado es a reconocernos, a respetarnos, a conformarse que hay un proyecto de país que es la Constitución, somo unas corriente que ha ido madurando (…) Hay un proyecto de país que está en desarrollo”, destacó el mandatario nacional.

Aceptó que Venezuela tiene problemas “de causa natural y otros inducidos (…) como Presidente estoy abierto a debatir, sean producto de errores o debilidades del país”.

“Una cosa es la protesta, aquí en Venezuela hay derecho para protestar, pero otra cosa es la violencia, hagamos una condena conjunta para que la violencia no sea una forma de Gobierno”, resaltó.

Reiteró que la actividad que se está realizando este 10 de abril, es un debate “aquí no hay negociaciones ni pactos”.

Asimismo, Maduro propuso un camino de “tolerancia” política y social, haciendo referencia a las agresiones que han sufrido Roque Valero y Winston Vallenilla, sin tomar en cuenta los fallecidos durante las manifestaciones que se han suscitado en el país, donde estudiantes y sociedad civil han sido víctimas de una brutal represión por efectivos de seguridad el Estado y colectivos armados. “Hay que hacer un proceso que nos lleve a la paz, un modelo de coexistencia”, dijo.