Radiocare, Biafine y Glutapak, los más buscados para radioterapia

Tener cáncer no es un asunto sencillo de asimilar. Durante el proceso dela enfermedad, en cualquiera de sus tipos, los pacientes se someten a largas y exhaustivas jornadas para contrarrestar los efectos que se reproducen de manera instantánea y sistemática. laverdad.com / Henginely Huerta Duarte 

1-7LRinstitutoOncologico

En Venezuela la situación se torna doblemente difícil. Los genéricos para atender tratamientos de radioterapia se mantienen ausentes. Centros como el Banco de Drogas Antineoplásicas (Bandan) y las farmacias de alto costo del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), están desabastecidos.

Oczael Peña, radioterapeuta del Instituto Oncológico de Occidente, explicó que a finales del año pasado en esa área ha sido evidente la ausencia de medicamentos. “Personas con radiodermitis sufren la inexistencia de Radiocare y Biafine. El Glutapak 10 y R tampoco aparecen. Funcionan como suplementos nutricionales para subir las defensas de los afectados”.

Indicó que hasta ahora el número de enfermos atendidos en ese centro médico se elevó a 90, mientras que otros 150 culminaron sus sesiones médicas y necesitan continuar bajo la administración de fármacos durante los meses subsiguientes.

Emigrar hacia otras latitudes, agregó, resulta una alternativa. “Cuba y Colombia se han convertido en los destinos más visitados en busca de soluciones. Este tipo de dificultades trajo como consecuencia la alteración de sus historias médicas. Los protocolos internacionales para monitorear más de 300 tumores también se ven interrumpidos”.

Para el galeno, el acceso restringido de divisas está afectando la compra sistemática de material quirúrgico en la nación. “No hacemos nada con prevenir si no existe un buen soporte curativo. Los hospitales están siendo víctimas de la crisis por falta de dólares. Esto impide la nacionalización de repuestos utilizados en aparatos operatorios costosos, entre ellosaceleradores lineales”. Explicó que el flagelo se puede controlar con una adecuada política de salud.

Desesperados 

Nuritza Parra, de 27 años de edad, lucha desde hace tres????  contra un Linfoma de Hodking en los huesos. Está en la búsqueda incesante de Radiocare. “Si no consigo la loción, sencillamente no me la aplico. Me vi en la necesidad de pedir ayuda a algunas empresas privadas, ya que los hospitales no nos brindan los recursos necesarios. Todo es pago, nada es gratuito, y de alguna manera tengo que solucionar”.

Elza Velasco, paciente de 60 años, pasa por el mismo drama. Los efectos de las radioterapias le provocaron una Radiodermitis. “No consigo el medicamento por ningún lado. Lo he buscado en todas partes y así sea costoso uno tiene que sacar de donde sea, porque es necesario”.

Para Henry Gallardo, otro paciente, la situación no es desconocida. “Estoy solicitando ayuda de la Alcaldía de Mara, ojalá me responda. Necesito 30 sesiones para tratar un carcinoma”.

Divisas fantasma

One Soto, coordinador de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, denunció que algunas empresas solicitan divisas al Estado para la compra de insumos médicos y son utilizadas para otros fines.

Manifestó que los propios comerciantes se convierten en culpables de la escasez que persiste en el mercado. “El Gobierno iniciará un monitoreo de importaciones en el sector privado para determinar quiénes están incurriendo en el delito”. Majida Issa