Min-Salud compró medicamentos a Cuba y los dejó vencer

(Foto AVN)
(Foto AVN)

El Ministerio de Salud, a través del Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar) cometió irregularidades con la compra de medicamentos a Cuba y de paso, dejó vencer los productos, con lo cual se pone en riesgo la salud de los
venezolanos.

Por Janet Yucra M.

La advertencia la hizo la Contraloría General de la República (CGR) en el informe de gestión correspondiente al año 2-13 y que fue entregado por secretaría a la Asamblea Nacional (AN), hace tres semanas.

En el tomo correspondiente a las Actuaciones Especiales 2013 la CGR, dedica varias páginas al relato de estas irregularidades y explica que “la auditoría se circunscribió al análisis del proceso inherente al desaduanamiento llevado a cabo por el ministerio del Poder Popular para la Salud (Mpps)”.

El organismo contralor  seleccionó “una muestra aleatoria de 58 Declaraciones Únicas de Aduanas (DUA) (43,28%) de un total de 134, correspondientes a 118 guías de embarque entre aéreas y marítimas, de productos farmacéuticos (medicamentos y material  médico quirúrgico) pertenecientes a 9 contratos suscritos durante el período 2012 y el primer semestre del año 2013.

La Contraloría quiso “verificar el cumplimiento de los procesos administrativos para el desaduanamiento de los productos
farmacéuticos, adquiridos por los contratos suscritos durante el año 2012 y primer semestre del año 2013, con cargo al Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, así como la planificación, el almacenamiento y la distribución de los mismos”.

Las irregularidades

Recalca el informe de la Contraloría que los 9 contratos suscritos por el Ministerio para la adquisición de productos farmacéuticos (medicamentos y material médico quirúrgico) fueron por un monto de Bs.2.798.493.189,49, “siendo el ente ejecutor de los recursos financieros, la Fundación Misión Barrio Adentro. La selección y adquisición de medicamentos para los años sujetos a la evaluación fiscal fue realizada directamente por la Oficina de Gestión Administrativa del Mpps. La recepción, el almacenamiento y la distribución de los mismos, previa solicitud del Viceministerio de Recursos para la Salud del Mpps, es llevada a cabo por el Servicio Autónomo de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar) adscrito a dicho
ministerio”.

De la revisión practicada a 9 contratos suscritos con laboratorios farmacéuticos de la República de Cuba, se observó que estos “no responden a un adecuado proceso de planificación y programación de tales adquisiciones, visto que no fue suministrado un estudio o informe técnico basado en los requerimientos y necesidades planteadas por los distintos centros de salud o unidades ejecutoras de los programas presupuestarios del Ministerio, que justifique las cantidades físicas señaladas en los cronogramas adjuntos a los referidos contratos”.

Agrega la CGR que “el MPPS en fecha 01-01-2012 y 01-07-2012, a través de los contratos nº CI-02-2012 y CI-03-2012, respectivamente, adquirió 17 tipos de medicamentos, y en fecha 27-04-2013, según contratos nº CI-11-2013 y CI-12-2013, adquirió los mismos tipos de medicamentos en cantidades mayores, con porcentajes de incrementos que oscilan entre 21,21% y 9.670,11%, sin justificación”. Cabe referir, que para la fecha de suscripción de estos últimos contratos, “en el almacén del Sefar había en existencia 2.672.478 unidades de medicamentos correspondientes a contratos anteriores. Es de señalar que los  medicamentos relacionados en el contrato nº CI-03-2012 de fecha 01-07- 2012, fueron recibidos en el almacén del Sefar durante el periodo 27-07-2012 al 09 – 05-2013, tal como se evidenció en el reporte de entradas de medicamentos de fecha 26-09- 2013 que lleva el referido almacén”.

“Se constató el incumplimiento del cronograma de ejecución física, por cuanto de la revisión efectuada a las facturas emitidas por los laboratorios cubanos, el Sefar sólo había recibido al 27-09-2013, el 0,84% de los medicamentos, en vez del 74,00%, previsto en el referido cronograma”.

La Contraloría seleccionó una muestra de 58 declaraciones “(50 aéreas y 8 marítimas) a los fines de constatar el desaduanamiento de los productos farmacéuticos declarados ante el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat). Se precisó que 50 DUA  aéreas fueron otorgadas por el Seniat, dentro del plazo de 5 días
hábiles”.

Sin embargo, “el MPPS tardó un lapso aproximadamente de 15 días para retirar los productos farmacéuticos, una vez que el agente Aduanal le notificó de manera inmediata que la mercancía estaba disponible para su retiro de los  almacenes ubicados en La Guaira. Dicho atraso originó un pago adicional al agente aduanal por Bs. 390.058,67, de acuerdo con lo establecido en la oferta comercial por Servicios aduanales, la cual forma parte del contrato suscrito entre el MPPS y el Agente Aduanal, e indica que: “(…) a partir del tercer día hábil, luego de haber sido nacionalizado el embarque y éste no sea retirado por el MPPS, se cobrará adicionalmente un almacenaje equivalente al 0,15% diario del valor de la carga”.

En relación con las 8 DUA  marítimas, para los productos farmacéuticos que ingresaron por el Puerto de La Guaira, relacionados en el contrato Nº CI-03-2012 de fecha 01-07-2012, “se tiene que el agente aduanal declaró la mercancía fuera del lapso de 5 días hábiles, motivado a que el MPPS no suministró la documentación requerida por el Seniat. Cabe referir que las mercancías nacionalizadas según las DUA nº69468 y 00235 de fechas 15-08-2012 y 03-01-2013, respectivamente, fueron
declaradas en abandono legal”.

Posteriormente, advierte el organismo contralor que “transcurridos 5 meses, el agente Aduanal solicitó ante el Seniat el “Pase de Salida de la mercancía” de los almacenes del Puerto de La Guaira, requerido por el MPPS. Se constató en 5 facturas emitidas por una empresa estatal, un total de Bs. 624.889,76, por concepto de almacenaje de contenedores con carga refrigerada de medicamentos del contrato nº CI-03-2012, con una permanencia de 127 a 168 días posterior a su nacionalización, tiempo éste que causó demora en el ingreso de los medicamentos en los almacenes del Sefar”

Medicamentos vencidos

En este sentido, la CGR alerta que “esta situación origina que el tiempo de vida útil (fecha de caducidad) de los medicamentos disminuya y, por ende, incide en el derecho que tienen la sociedad de contar con medicamentos de calidad de manera inmediata. De la revisión al reporte de registro de entrada en fecha 26-09-2013, emitido por el almacén del Sefar, se evidenció que el material médico quirúrgico ingresó 11 meses después de su desaduanamiento (nacionalización). Tal es el caso de 212.454 estuches Diagnóstico de Glucosa por Bs.15.987.163,50, con cargo al contrato nº CI-05-2012, Programa del Buen Vivir para el Diabético.  Es de señalar que los mencionados estuches se encontraban depositados en el almacén de la Contraloría de las Fuerzas Armadas, ubicado en el estado Vargas, desde su salida de los almacenes contratados por el Mpps”.

Por otra parte, “los referidos materiales tienen como fecha de
vencimiento entre febrero y abril de 2014, es decir que desde la
llegada al almacén del Sefar a los fines de su distribución, el
periodo de vida útil  aproximadamente es de 6 a 8 meses para su
consumo. Por consiguiente, existe el riesgo de pérdida de los mismos,
dado que para distribuirlos las fechas de vencimiento no deben ser
menores a 3 meses según lo informado por el Director General del
Sefar. Aunado a lo anterior, los lotes 03-14 y 04-14 correspondientes
a las facturas nº TS-111/12 y TS-119/12, provenientes de los almacenes
de la Contraloría de las Fuerzas Armadas, fueron desinfectados, por
cuanto las paletas donde se transportaban estaban contaminadas por
insectos. Las situaciones antes descritas disminuyen el tiempo de
efectividad, calidad, condiciones físicas o vida útil del medicamento
y, por ende, su oportuna distribución a los centros hospitalarios y
ambulatorios”.

Otras irregularidades

Esta Contraloría General, conjuntamente con la encargada del almacén
de medicamentos, practicó en fecha 27-09-2013 un inventario a 17
medicamentos (39,53%) de 43 tipos, correspondientes a los contratos nº
CI-02-2012, CI-03-2012, CI-04-2012, CI-11-2012 y CI-12-2013. Al
respecto se determinaron diferencias en la cantidad de 6 tipos de
medicamentos, las cuales oscilan entre 208 y 118.605 unidades.

De igual manera se evidenciaron 16 bultos contentivos de estuches de
diagnósticos de glucosa (material médico quirúrgico), los cuales no
detallan en la parte externa el número de lote, cantidades de estuches
y fecha de vencimiento.

Además, se constató la existencia de 9.418 estuches  de diagnóstico de
glucosa (material médico quirúrgico) correspondientes a los contratos
nº CI-013- 2010 y CI-020-2011 de los años 2010 y 2011, los  cuales
tienen como fecha de vencimiento febrero del año 2012 y junio del año
2013, sin embargo en fechas 23 -01- 2012 y 27-04- 2013, mediante
contratos nº  CI 1-05-2012 y CI-14-2013, se programó nuevamente una
adquisición de 1.985.612 estuches de diagnóstico de glucosa.

En relación con el despacho de los productos farmacéuticos, no se
evidenció cronograma de distribución para los diferentes centros
hospitalarios, sólo un memorándum en el que se indica: centro
hospitalario, tipo de medicamento y cantidades.

Conclusión

La adquisición y distribución de los productos farmacéuticos llevada a
cabo por el MPPS, se efectúo sin una planificación que justifique los
requerimientos y necesidades planteadas por los distintos centros de
salud; aunado a la poca celeridad en la tramitación de la
documentación requerida para el desaduanamiento y la nacionalización,
así como el retardo en el retiro de los medicamentos desde los
almacenes del Puerto de La Guaira por parte del MPPS, lo cual generó
pagos adicionales por almacenamiento. Esto repercute en el buen uso de
los recursos públicos, en la disminución de la calidad, las
condiciones físicas o la vida útil, así como la disponibilidad
inmediata de los productos, que en definitiva afectan el
fortalecimiento de los servicios y la atención oportuna de la salud
pública como un derecho fundamental a la vida.