Famosos con un corte a lo Kim Jong-Un (Fotos)

La peluquería M&M Hair Academy ha cerrado estos días por vacaciones, pero el desfile de turistas y londinenses ante el ya famoso cartel de Kim Jong-Un, el “mal peinado”, no cesa ni en Jueves Santo. Uno de los últimos en pasar por las tijeras de Mo Nabbach, el peluquero que usado como reclamo al líder norcoreano para ofrecer un 15% de descuento, fue el periodista del Evening Standard Guy Pewsey, posando orgulloso antes y después, publica elmundo.es.

13977380410427 article-2606451-1D26B5E100000578-212_640x487 article-2606451-1D26B5F100000578-894_638x472 article-2606451-1D26B5FD00000578-401_638x553 article-2606451-1D26B67A00000578-738_638x601 article-2606451-1D26B63500000578-480_638x543 article-2606451-1D26B63900000578-646_638x534 article-2606451-1D26B67100000578-987_638x601 article-2606451-1D26B67500000578-473_638x606 article-2606451-1D213EAD00000578-570_636x887

El Daily Mail ha ido aún más allá a la hora de sacarle punta al corte de Kim y ha imaginado al mismísimo David Cameron con las patillas rasuradas y en inconfundible penacho, convertido en Cam Jong-Un. El premier británico sale si cabe bien parado con su look norcoreano, sobre todo si lo comparamos con el del alcalde de Londres Boris Johson, desposeído de su melena rubia, o con David Beckham y George Clooney. Benedict Cumberbatch, el Sherlock televisivo, parece más bien un inquietante marciano.





Y mientras los medios locales se toman lo ocurrido con inconfundible humor británico, la embajada norcoreana ha convertido el poster en “asunto de Estado” y ha pedido textualmente al Foreign Office que tome “las acciones necesarias para detener la provocación”.

De momento, Mo Nabbach, el peluquero de 51 años de origen argelino, y su hijo Karim, quien tuvo la idea del poster, han decidido echar el cierre para capear también la avalancha de los medios, que han convertido la historia en el culebrón de la Semana Santa.

Unas fotos que han dado la vuelta al mundo

La historia arrancó el pasado viernes, cuando Mo Nabbach estaba cortando el pelo a un cliente y vio cómo dos asiáticos muy trajeados sacaban fotos del llamativo poster de Kim Jong-Un, con la irresistible oferta para su clientela masculina: “¿Mal peinado? 15% de descuento en los cortes de pelo para hombres durante todo el mes de abril”.

“Creo que son funcionarios norcoreanos“, masculló medio en broma Mo Nabbach, mientras cortaba el pelo a un cliente. No se equivocaba. Al rato entraron en la peluquería y preguntaron directamente: “¿Quién ha puesto ahí esa foto?”.

“Somos funcionarios norcoreanos”, revelaron de pronto los dos visitantes, antes de pedirle que retirara del cartel y de preguntarle en tono amenazante: “¿Es que no sabes que es nuestro líder nacional?“. El peluquero y su hijo se asustaron de entrada, y les explicaron que suelen utilizar como reclamo rostros famosos, de Lady Di a David Beckham, y que nunca habían tenido ningún problema.

Como no entendieron por la buenas, Mo Nabbach decidió explicárselo por las claras: “Oigan ustedes, estamos en Inglaterra y no en Corea del Norte. Vivimos en una democracia y me temo que van a tener que salir de mi establecimiento”. Le pidieron su nombre, y el peluquero les respondió ya por las bravas: “Para eso tendrán que llamar a sus abogados”.

Los dos oficiales se fueron por donde vinieron, de vuelta a la embajada norcoreana, que queda a diez minutos de la peluquería. Un día después acudió otro funcionario norcoreano con la misma cantinela. Los peluqueros llegaron a retirar el poster para evitan males mayores, pero volvieron a ponerlo ante las peticiones de los clientes “y en el nombre de la democracia“.

“¿Un día de perros?”

Las vacaciones de Semana Santa han abierto una tregua, pero ahí sigue el poster con la oferta de abril y el poderoso reclamo “Bad Hair Day?” (que podríamos traducir también libremente como “¿Un día de perros?”), como respuesta humorística a la noticia -no confirmada oficialmente- de que Kim Jong-Un había decidido imponer su peinado entre los universitarios norcoreanos.

“Honestamente, nadie no había pedido un corte a lo Kim hasta que se montó todo el revuelo”, ha llegado a reconocer Karim Nabbach, el hijo del peluquero. “No hay nada malo con ese peinado, pero creo que hay trabajar un poco más la parte alta. Lo que el líder norcoreano necesita es un buen peluquero”.