Candidato oficialista panameño mantendrá postura del gobierno hacia Venezuela

Domingo Arias

El candidato oficialista José Domingo Arias, uno de los favoritos para ganar las elecciones del 4 de mayo en Panamá, aseguró el viernes que, de ser vencedor, mantendrá la política de la actual administración ante Venezuela, país que rompió las relaciones diplomáticas bilaterales. AFP

“Yo mantengo la postura de la actual administración y la voy a sostener y veamos cómo se mantienen y van cambiando los escenarios a favor de la estabilidad y la paz del pueblo venezolano”, declaró Arias en un encuentro con corresponsales extranjeros.

“Yo no voy a hablar de ningún tipo de condiciones” para restablecer las relaciones diplomáticas, dijo Arias, según el cual “lo más importante es que el pueblo venezolano y su gobierno logren establecer el vínculo que necesitan para lograr recomponer la relación que se ha deteriorado”.

El presidente venezolano Nicolás Maduro rompió relaciones diplomáticas el pasado 5 de marzo con Panamá, a cuyo gobierno, presidido por Ricardo Martinelli, acusa de ser un “lacayo” de Estados Unidos en su objetivo de derrocarlo.

Desde marzo, Maduro y Martinelli se han enfrascado en un cruce de acusaciones, y sus gobiernos se han enfrentado en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Arias, un empresario textil y exministro de vivienda del actual gobierno de Ricardo Martinelli, encabeza la mayoría de las encuestas, aunque su ventaja sobre sus adversarios se ha reducido considerablemente.

“Siento mucho que la relación con Venezuela haya llegado a la situación en que llegó (…) y creemos que el tema de Venzuela debe llegar a una conclusión feliz, pero la situación en este momento no me permitiría predecir” aseguró Arias.
“Al final es un tema entre venezolanos”, pero los países de la región “debemos cooperar” para “hacer las correcciones que se necesiten como hemisferio, porque todos tenemos que velar para una Venezuela pacífica y en paz”, aseguró Arias.

El candidato oficialista señaló también que si llega a ser Presidente no creará “barreras” con el resto de los mandatarios de la región, independientemente de su orientación política.