Carlos Behrends Valero: Carta a Hernando Garzón

thumbnailCarlosBehrendsHernando: Acabas de cumplir un mes injustamente detenido. Por si fuera poco, te acompaña en esa injusta prisión tu esposa Sandra Flores de Garzón. Con apenas nueve años de edad, el fruto de esa unión y principal afectado de este caso, tu hijo Guillermo Garzón Flores le toca vivir la incomprensible detención de sus padres y vivir en carne propia la consecuencia de un régimen cobarde e inescrupuloso que ha corrompido hasta el fondo nuestro sistema de justicia. Qué pena que a través de un procedimiento sumario y haciendo gala de la absurda inestabilidad de los jueces en el país, la Comisión Judicial del Tribunal Supremo de Justicia haya dejado sin efecto la designación de la Juez que llevaba la causa, Celia Carolina Paredes, presuntamente por haber modificado la calificación de los delitos en los cuales los pretenden empastelar. Por supuesto que eso contamina el proceso y deja en evidencia el carácter político de sus detenciones. Misteriosamente no se conocen nuevas actuaciones en el expediente.

Hermano, todos estos atropellos, propios de un sistema dictatorial, tienen como finalidad intentar silenciar las voces disidentes como la tuya, desviar la atención de la población sobre la inmensa crisis económica que atraviesa el país y restarle valor al voto ciudadano. Acciones desesperadas de un gobierno que en el fondo se sabe sumamente débil. Es parte de la misma estrategia que llevó a prisión en tiempo record a través de juicios sumarios a dos alcaldes electos por el voto masivo de sus electores como ocurrió como Enzo Scarano y Daniel Ceballos. Los destituyeron de sus cargos, lo que evidentemente vulnera la voluntad de los electores de sus municipios, con una sentencia dictada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ni siquiera puede ser apelada.

Quienes te conocemos Hernando, conocemos tu trayectoria política, la reconocida familia a la que perteneces y tu profunda convicción democrática sabemos que no cometiste esos delitos y que no es cierto que tu esposa participó en eso. Los barineses estamos conscientes que tú y tu esposa son presos políticos de Adán Chávez, que esa detención que hoy cumplen en la comandancia policial de Obispos es en base a delitos que no cometieron, y que son un reflejo más del odio y el amedrentamiento que gobierna nuestro país y carcome sus instituciones.

Hernando, te acompañamos en esta hora difícil y exigimos que se haga justicia para que tú y tu esposa recobren prontamente su libertad. Esa lucha que hoy con tanta valentía asumen no será en vano, te aseguro que interpreto a la inmensa mayoría de personas que conocen tu caso, incluso a muchos de quienes acompañan el proyecto político que hoy gobierna, porque los venezolanos en general rechazamos este tipo de injusticias. Confieso haber demorado estas líneas hasta lograr sobreponerme del impacto de esta noticia sobre tu detención y la de tu esposa. Amigo, llegará la hora en la que el bien y la justicia se impongan frente al mal y la injusticia. Un fraterno abrazo,

Carlos Behrends Valero
@CarlosBehrendsV