Descubren en China la especie de pterodáctilo más antigua

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto y puesto nombre al miembro más antiguo y más primitivo de los pterodactiloideos, un grupo de reptiles voladores que llegarían a convertirse en las criaturas voladoras más grandes conocidas que han existido. Estos expertos han establecido que estas criaturas volaron sobre la Tierra hace 163 millones de años, hace más tiempo del que se pensaba. europapress.es

fotonoticia_20140424181636_640

Mediante sus trabajos a partir de un fósil descubierto en el noroeste de China, el paleontólogo de la Universidad del Sur de Florida (USF) Brian Andres; el profesor de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad George Washington (GWU) James Clark y Xu Xing, de la Academia de Ciencias de China, bautizaron a la nueva especie de pterosaurio con el nombre de  ‘Kryptodrakon progenitor’.

A través de análisis científicos, el equipo estableció que se trata del primer pterosaurio que tiene características de los pterodactiloideos, que se convertirían en las criaturas aladas dominantes del mundo prehistórico, como describen los autores de esta investigación en la edición digital de este jueves de la revista ‘Current Biology’.

Representa el primer y más primitivo pterosaurio pterodactiloideo, un reptil que volaba en un grupo altamente especializado que incluye a los organismos voladores más grandes“, destaca Chris Liu, director de programa en la División de Ciencias de la Tierra de la Fundación Nacional de Ciencia. “La investigación amplía el registro fósil de pterodactiloideos en al menos cinco millones de años hasta el límite del Jurásico Medio-Superior hace 163 millones de años”, añade.

‘Kryptodrakon progenitor’ vivió en la época de la frontera entre el Jurásico Medio y Superior. Mediante el estudio de los fragmentos de fósiles, los científicos también determinaron que los pterodactiloideos se originaron, vivieron y evolucionaron en ambientes terrestres, en lugar de ambientes marinos donde se han encontrado otros ejemplares.

El fósil es de un pequeño pterodactiloideo con una envergadura estimada de unos 4,5 metros. Los pterodactiloideos, que pasaron a convertirse en criaturas gigantes, algunos tan grandes como pequeños aviones, se extinguieron con los dinosaurios hace unos 66 millones de años y son considerados parientes cercanos de los dinosaurios, pero no son dinosaurios en sí mismos.

El descubrimiento proporciona nueva información sobre la evolución de los pterodactiloideos, resalta Andres, quien explica que la zona en la que se halló este fósil fue probablemente un terreno inundable en el momento en el que los pterosaurios vivieron. A medida que los pterosaurios evolucionaron, sus alas se estrecharon, las cuales son más útiles para los ambientes marinos.

“Él ‘Kryptodrakon progenitor’ llena una laguna muy importante en la historia de los pterosaurios -insiste Andres–. Con él, pudieron caminar y volar otras formas”. El fósil que se convirtió en la pieza central de la investigación fue descubierto en 2001 por Chris Sloan, exmiembro de ‘National Geographic’ y ahora presidente de ‘Science Visualization’.

Fue hallado en una roca sedimentaria fangolita de la Formación Shishugou, al noroeste de China, en una expedición dirigida por los doctores Xu y Clark cuando Andres trabajaba como estudiante graduado con Clark en GW. Este entorno duro y desolado se ha hecho famoso entre los científicos de todo el mundo por tener “pozos de la muerte de los dinosaurios”, debido a las arenas movedizas en ese área que atraparon una extraordinaria variedad de criaturas prehistóricas, apilándolas unas encima de otras, incluyendo uno de los tiranosaurios más antiguos, Guanlong.

‘Kryptodrakon progenitor’ fue encontrado 35 metros por debajo de una cama de cenizas que se remonta a hace más de 161 millones de años. La muestra se encuentra en el Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología, en Beijing, China, y su nombre viene de ‘Krypto’ (oculto) y ‘drakon’ (dragón), en alusión a la película ‘Tigre y dragón’, que se filmó cerca del lugar donde se descubrió la especie, y ‘progenitor’ (ancestral o primogénito), en referencia a su estatus como el primer pterodactiloideo.

“Kryptodrakon’ es la segunda especie de pterosaurio que hemos descubierto en la Formación Shishugou y amplía nuestra comprensión de este inusualmente diverso ecosistema jurásico“, afirma Clark. “Es raro que los fósiles pequeños y delicados se conserven en depósitos terrestres del Jurásico y la fauna de Shishugou nos da una idea de qué especies vivían junto a gigantes como los ‘Mamenchisaurus”, añade.

Los científicos subrayan que los pterosaurios eran un grupo diverso de reptiles del Mesozoico que se sometieron a un plan de reorganización del cuerpo, la radiación adaptativa, y cambiaron sus formas iniciales a mitad de camino en su larga historia, lo que resulta en el origen de los pterodactiloideos, un grupo altamente especializado de pterosaurios voladores de los cuales ‘Kryptodrakon’ es la especie más antigua y primitiva.

Esta nueva toma en la historia ecológica de los pterosaurios se apoya en una correlación significativa entre la forma del ala y el medio ambiente en los pterosaurios y vertebrados voladores modernos, como los murciélagos y las aves, según los investigadores.  Sin embargo, los pterosaurios no son los antepasados de las aves, pues ésos son los dinosaurios, y los científicos todavía creen que los pterosaurios no evolucionaron hacia convertirse en aves u otros animales modernos conocidos por los seres humanos.