Se espera pico de calor sobre los 51 grados en Zulia

calor_zulia_640

La falta de árboles es uno de los atenuantes del calor en la región zuliana. Expertos sugieren la siembra de bosques comunitarios para sofocar las inclemencias climáticas. Con de 68% humedad y 44 grados de sensación térmica transcurre este viernes en la región zuliana.

Abril es históricamente uno de los meses más calurosos del año. Esto se debe a la posición del Sol y la baja nubosidad, detalló el pronosticador del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh), Luis Izaguirre.

“El sol está perpendicular y se ubica ya casi al norte de Venezuela y por ende en la región zuliana pega la mayor cantidad de radiación. Mientras no llueva ese calor se va a mantener, puede ser que haya algunas precipitaciones dispersas, pero no van a aliviar el calor por ahora”, aclaró.

En lo que va de semana los días han transcurrido entre los 44 y los 47 grados de sensación térmica, con humedades de hasta 87%

Este año existe un 50% de probabilidades que se genere el fenómeno climático conocido como El Niño. “Hasta ahora no está decretado como un año Niño, pero se está estimando que hay 50% de probabilidades que se desarrolle a partir de julio. Eso estaría generando menos lluvias. En Los Llanos centrales y el Sur del Lago de Maracaibo hay reportes de una merma en las precipitaciones importante”, explicó.

El Inameh detalla en su portal que: “El Niño es un evento oceánico que consiste en el calentamiento inusual de las aguas superficiales del Pacífico Ecuatorial. Trae como consecuencia alteraciones en el sistema climático global. Las regiones del mundo que se ven afectadas por este evento suelen experimentar cambios en el régimen de precipitación y de temperatura. En Venezuela, en presencia de un evento El Niño, se observan déficit de lluvias e incremento de la temperatura”.

La Niña, en contraposición, “es un enfriamiento inusual de las aguas del Pacífico Ecuatorial, cuyos efectos en Venezuela generalmente se asocian a excesos de lluvia y disminución de la temperatura. Se le llama así por que presenta condiciones contrarias al evento del Niño, pero también es conocido como El Viejo o El Anti-Niño”.

La tala progresiva acentúa las condiciones para el calor en las ciudades, opinó Elio Ríos, ambientalista de la organización Naturazul y médico especialista en salud ambiental. “Venimos de un proceso de tala de árboles silenciosa por motivo de seguridad en nuestras casas, y a esto se sumó la tala de árboles para levantar barricadas. La ciudad con este embate pudiera estar pasando los 51 grados de sensación térmica este año”, subrayó.