Grupo que robó a militares en Maracaibo enterró los fusiles y dormía con armas (Foto)

Foto Panorama
Foto Panorama

Los cuatro fusiles AK 103 robados el pasado domingo en la subestación eléctrica de Corpoelec en Gallo Verde iban a ser utilizados por una banda delictiva para cometer secuestros y asaltar en entidades bancarias del municipio San Francisco y Maracaibo. Así lo aseguró, ayer, el comisario Danilo Vílchez, jefe de Polisur, quien informó que el armamento estaba enterrado en el patio de una casa en el sector El Silencio, en San Francisco, publica Panorama.
Vílchez, en rueda de prensa, destacó que fueron aprehendidos dos mujeres y cuatro hombres, la madrugada de este jueves por un equipo de funcionarios del Bloque de Búsqueda y Captura, conformado por Polisur, Cicpc y Sebin.
El director de Polisur identificó a los detenidos como Rossana Chiquinquirá Olivares Guerrero, de 27 años; Jhoana Elizabeth Mavárez Ramírez (29), Osmán Segundo García Espinoza (49), Manuel Andrés Pérez García (24), Alinson Henry Duarte Marín (29) y Jefferth Francerly Kaherasi Ramírez.
El jefe policial mostró en las declaraciones fotografías en las que se puede observar “a los detenidos posando con armas incautadas y hasta durmiendo con ellas”. En una de las imágenes se ve a “El Caraqueño” acostado en una cama con una pistola Pietro Beretta y una Glock con mirada láser.
Las detenciones se realizaron casi simultáneamente en el barrio 24 de Julio en San Francisco y en los sectores Los Plataneros, Lomas del Valle II y El Gaitero, de Maracaibo.
Los funcionarios incautaron además de los cuatro fusiles, tres pistolas Glock, tres cargadores, tres pasamontañas, dos vehículos y municiones calibre 9 mm y 40 mm.

Fuentes policiales aseguraron que están tras la búsqueda de Liugerth Jesús Urdaneta San Juan, de 33 años, alias “El Caraqueño” y pareja de Rosana Olivares, quien es el cabecilla de la banda delictiva. “Los sujetos tenían planificado secuestrar a un empresario zuliano”, indicó Vílchez.

Cuatro sujetos encapuchados sometieron a los efectivos militares que resguardaban las instalaciones de la sub-estación de Corpoelec en Gallo Verde, la mañana del pasado domingo y les robaron sus armas de reglamento.