General Motors de Valencia y Mariara paralizan operaciones el viernes

El secretario de reclamos del Sindicato de Trabajadores de la ensambladora General Motors de Venezuela, Fidel Ampueda, informó que debido a la escasez de materiales, hasta este viernes 9 de mayo laborará el personal que ensambla los vehículos de las plantas Valencia y Mariara. notitarde.com / Marlene Castellanos

60bcb0c4-b91c-4669-8f2f-86a4beb3e0aa_W_00600

En la compañía solo quedarán cerca de 120 personas en línea final que es el área encargada de retocar la pintura de algunas unidades que están en el patio, concluida su labor serán enviados a sus hogares.

Ampueda explicó que postventa y repuestos seguirán laborando, pero el personal fue dividido en dos grupos, cada equipo trabajará una semana sí y otra no.

El líder sindical destacó que este lunes hubo una reunión con el patrono, donde le fue informada la situación de la ensambladora y que hoy (martes) les anunciarán el tiempo que durará paralizada la planta.

No obstante, sostuvo que manejan información de que posiblemente para el mes de junio les lleguen algunos insumos para 600 unidades. Para esta cantidad de vehículos no se activará a todo el personal y el grupo seleccionado durará en las instalaciones hasta que se acabe el mismo.

Cabe señalar que con esta paralización suman cinco las ensambladoras privadas que han tenido que cesar sus actividades, por el retraso que mantiene el Ejecutivo Nacional en la asignación de divisas. Entre estas compañías están: Toyota, Iveco, Chrysler y Ford Motors. Actualmente solo quedan produciendo tres empresas privadas (Mitsubishi, planta de camiones Mack y autobuses Encava).

90% de trabajadores en casa

Cristian Pereira, presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores de la Industria Automotriz, Autopartes y Conexos, informó que de los once mil trabajadores fijos que tienen las ensambladoras, el 90% fue enviado a sus casas.

Indicó que el sector ha hecho cartas al Gobierno y han efectuado remitidos públicos para tratar de llegarle al Ejecutivo, pero lamentablemente las reuniones no han sido posibles.

Pereira dijo que la semana pasada se informó que se iba a pagar el 30% de la deuda de divisas, pero hasta el momento no se ha materializado, situación que preocupa al personal de las empresas, pues si esto no se cumple, difícilmente habrá una reactivación de las industrias. “Los empresarios se preocupan por las divisas, el Gobierno por los precios de los vehículos y nosotros por los puestos de trabajo”.