Negación y silencio de la iglesia venezolana

iglesia

“Si hay algo que corregir, entonces se corregirá, y se verá si se plantea o no una indemnización”, responde el Padre Carlos Abreu sobre los casos de niños huérfanos con VIH y abusados por la iglesia en Venezuela.
La Memoria y Cuenta 2013 de la Fundación el Buen Samaritano, consta de 4 páginas a manera de librillo de oración, en la que se aprecia como Obra de Misericordia la labor realizada por la “Fundación el Buen Samaritano Niños con Sida”.

Pablo Hernández (RNW)/El Toque

Según explica, más de 1.000 niños han sido beneficiados con el aporte de esta fundación, para su control médico en el Hospital J. M de los Ríos, como aquellos que gozan de atención integral en las 2 casas-hogar. Sin embargo, no hay detalle financiero o de otra índole sobre la transparencia de los fondos, solo un número de cuenta bancaria donde usted puede depositar un donativo.

Cuando le preguntamos al Padre Vicente Mancini –director- si era posible obtener información pública sobre el manejo de los fondos provenientes de la caridad, respondió: “Yo no tengo por qué darle ese tipo de información a nadie, el que dude debe solicitársela a los entes competentes, yo le doy toda esa información a ellos, si el que da un donativo quiere saber, que busque allí, y revise todas nuestras obras.”

En los artículos VIH y abuso de la Iglesia y Me violó y nadie me creyó develamos detalles sobre procedimientos judiciales incoados por abogados civiles contra la Fundación el Buen Samaritano Niños con Sida, por supuesta desviación de fondos, así como manipulación de actas, incumplimiento de los estatutos de la misma, así como denuncias sobre maltrato y abuso a menores, bajo la custodia de la mencionada institución.

No todo es Dinero
Al preguntar a Mancini sobre la posibilidad de una posible indemnización de los 10 niños que sufrieron maltrato estando bajo la custodia de la Fundación, responde: “ No es verdad que fueran maltratados, al revés, ellos fueron bien tratados todo el tiempo, yo no sé si deben recibir indemnización, yo no entiendo eso; hasta los 12 años fueron a la escuela, recibieron sus medicamentos…

GI: ¿La fundación tiene en sus archivos las inscripciones escolares?
Padre Mancini: Hasta el sexto grado, creo.

GI: ¿Solo hasta el sexto grado?
Padre Mancini: Si bueno, luego por la edad se les inscribió a todos en el liceo, a Fabio y Alejandra.

GI: ¿En liceos públicos o privados
Padre Mancini: En liceos públicos

GI: ¿Por qué si ustedes (institución) reciben fondos para brindarles educación, pagan para que vayan a liceos públicos?
Padre Mancini: Porque a la mayoría no los quieren ver por el SIDA, incluso en las públicas no los aceptan, pero como nosotros tenemos la colaboración de Acción Solidaria (ONG) y Ases ellos nos ayudan con este conflicto.

GI: ¿Ustedes han acudido a los tribunales de menores para denunciar el caso y que estos oficien a los planteles educativos?
Padre Mancini: Se busca una solución por otro lado y así se evita el conflicto, y que tengan algún estudio.

GI: ¿Por qué ninguno de ellos (Patricia Aniluz, Fabio Rossani, Alejandra Campos) tiene un grado de instrucción para defenderse en la vida?
Padre Mancini: Porque quisieron irse, cuando las hormonas se alborotaron como el caso de Alejandra, nadie los iba a amarrar, ni sus familias tuvieron el control sobre ellos.

El objetivo descrito en el acta constitutiva de la Fundación El Buen Samaritano Niños con Sida, identificada como J-30570549-6 y a la cual se puede tener acceso mediante registro civil, enuncia como beneficiarios a niños y adultos con SIDA como población destinataria de sus planes y programas.

La consulta al Tribunal de Menores indica que efectivamente esta fundación debía haber sido responsable hasta los 18 años de los niños sobre los que mantuviese la guardia y custodia temporal. Sin embargo, Mancini afirmó que su responsabilidad era hasta los 12 años: “Tenían que producir algo para ayudarnos a ayudarlo. Les prestamos ayuda, no era nuestra responsabilidad, si ellos se querían ir nadie los retenía, nosotros no tenemos un programa aprobado por el Estado para mayores de 12 años.”

La Nueva Guardia y el Conflicto
El Padre Carlos Abreu, quien ha sido designado extraoficialmente, sin constancia en actas legales, como Director de la Fundación, dice: “Quiero conservar la imparcialidad en esta situación y prefiero mantenerme en la distancia de los hechos que están ocurriendo. Esta fue una situación del pasado por la que deben responder los que tenían la responsabilidad en el momento. Si hay algo que corregir, entonces se corregirá, y se verá si se plantea o no una indemnización. Es difícil mantener la imparcialidad, ya revisaré los casos, tampoco los conozco a profundidad. No creo que esto vaya a pasar desapercibido. De verdad.”

Al cierre de esta nota, esperamos por la comunicación de Monseñor Castro, Obispo Auxiliar de la zona este de ciudad de Caracas, con quien intentamos contactar en sucesivas ocasiones.

El Tribunal
El juez civil ordenó una investigación penal por los abusos sexuales y por la infracción a la Protección debida, a petición de abogados civiles y de los jóvenes involucrados con la fundación. Él mismo deberá aplicar las sanciones contempladas en el art. 214 al 275 de la LOPNNA, por cada caso en particular.

El petitorio al juez incluye pagar estudios de bachillerato a 8 niños, brindar ayuda pedagógica y psicológica necesaria, vestimenta adecuada, atención médica, un quantum como resarcimiento civil de los daños corporales, psíquicos y morales ocasionados en el caso de violación. La vida futura de Patricia y los otros, es ahora responsabilidad del Estado Venezolano.