Situación de salario en Venezuela podría igualar al de Cuba

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

Para Jair De Freitas De Jesús, experto en materia laboral, la inflación es un flagelo que golpea por igual a todos los venezolanos, sin importar si son trabajadores, patrono o pensionados del sistema de Seguridad Social.

La pérdida voraz del poder adquisitivo ha sido el baremo para ajustar el salario mínimo, pero el resto de la escala remunerativa también se ve afectada por esta variable. Por eso, aunque desde el punto estrictamente legal no existe la obligación de aumentar sueldos superiores al mínimo, esto es algo que debe ser revisado en cada empresa según sus posibilidades.

A propósito del reciente Decreto de Salario Mínimo dictado por el Ejecutivo Nacional comentó que: “Se ha venido creando una fuerte presión desde los peldaños más bajos de los tabuladores e incluso solapamiento salarial, por lo que de no aplicarse correctivos con celeridad tendríamos una situación similar a lo que ocurre en Cuba, donde sin importar las funciones y responsabilidad de un trabajador todos ganan un salario igual o muy parecido”.

A juicio del especialista en Derecho Laboral y además Licenciado en Relaciones Industriales, esta es una situación delicada en el contexto normativo actual. “La inflación no discrimina bolsillos y afecta por igual a trabajadores, pensionados, a patronos, a todos; pero esta moneda tiene dos caras y no hay que olvidar que la Ley Orgánica de Costos y Precios Justos le impide también al empresario trasladar los gastos de nómina al valor del producto”

-La inhibición de los patronos en materia salarial tiene su epicentro en dos variables normativas: por una parte el impacto de las prestaciones sociales retroactivas que retomó la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras y; por la otra, la camisa de fuerza que significa la Ley Orgánica de Costos y Precios Justos. Por eso, lo más probable es que el ajuste porcentual de otras bandas salariales sea porcentualmente menor al 30%.

Destacó que “este tipo de situaciones no solo afecta la satisfacción de las necesidades materiales, sino que causan desmotivación en las organizaciones. El nivel de compromiso disminuye, el índice de rotación de personal sube y la retención del talento se convierte en todo un reto para la Gerencia de Recursos Humanos. Por eso conviene recordar que no todo es salario y los empleos deben ofertar también el desarrollo de las competencias profesionales entre otros aspectos” indicó. Prensa Venezuela Veraz