Narendra Modi logra victoria aplastante en India

(foto AFP)
(foto AFP)

El candidato de la oposición Narendra Modi será el próximo primer ministro de la India, en momentos en que los recuentos muestran que el nacionalista pro-empresarial hindú y su partido se encaminan hacia la victoria electoral más abrumadora del país en los últimos 30 años.

La aplastante victoria de Modi fue recibida con un fuerte repunte en las bolsas indias y con manifestaciones de júbilo por todo el país en las sedes del Partido Bharatiya Janata (BJP, por sus siglas en inglés), donde simpatizantes danzaban, detonaban petardos y repartían golosinas.

El BJP parecía dirigirse a obtener una mayoría parlamentaria, lo que daría al ex vendedor de té de 63 años un amplio espacio para avanzar en reformas económicas que fueron iniciadas hace 23 años por el actual primer ministro, Manmohan Singh, pero que se estancaron en los últimos años.

El partido Congreso de Singh sufrió su peor derrota electoral, que fue un gran impulso para el objetivo de Modi de poner fin al dominio de la dinastía Nehru-Gandhi, que ha gobernado durante la mayor parte de los 67 años de independencia de la India.

Singh felicitó a Modi el viernes con un llamado telefónico.

Una multitud se reunió alrededor del automóvil de Modi después de que visitó la casa de su madre en el estado occidental de Gujarat.

Desde ahí envió un mensaje diciendo “India ha ganado”, que instantáneamente se convirtió en el mensaje de Twitter más repetido en esa red de microblogs en la India.

Con más de seis veces los escaños obtenidos por su rival más cercano, el mandato de Modi será el más fuerte de un líder indio desde que el asesinato en 1984 de la primera ministra Indira Gandhi impulsó a su hijo al Gobierno. India ha sido gobernada por coaliciones desde 1989.

El BJP ganaba 278 escaños en el Parlamento de 543 lugares, según mostraron tendencias de cómputos. Una alianza encabezada por el partido se mantenía al frente con 337 escaños, afirmó el canal de televisión NDTV.

Reacción de mercados

En respuesta a las noticias, los mercados indios tuvieron una enérgica apertura, con la rupia apreciándose por debajo de las 59 unidades por dólar, un máximo nivel en 11 meses, y el índice referencial de acciones subiendo un 6 por ciento, a un máximo histórico, antes de frenar ganancias.

Inversores extranjeros que apostaban al triunfo de Modi han vertido más de 16.000 millones de dólares en acciones y bonos de la India en los últimos seis meses y ahora poseen más de un 22 por ciento de los títulos que cotizan en la bolsa de Mumbái, una participación estimada en casi 280.000 millones de dólares por Morgan Stanley.

A diferencia de sus predecesores, Modi no tendrá que pactar con socios de coalición disidentes cuando implemente las reformas. Esto podría propiciar profundos cambios económicos y Modi intentará replicar el éxito que ha tenido en Gujarat, estado en el que ha gobernado durante 12 años, a la hora de atraer inversiones y construir infraestructuras. Reuters