Despliegue militar en residencia de Táchira ataca desproporcionadamente (Foto)

Foto La Nación
Foto La Nación

Dos personas lesionadas, así como daños de estructura a locales comerciales y a un apartamento, habrían ocasionado al menos 30 funcionarios de la Guardia Nacional, que en 15 motos irrumpieron de manera violenta en  Residencias El Parque, luego de que, supuestamente,  algunas personas   protestaban en la calle, este martes en la noche, publica La Nación.

Según los afectados, el “ataque desproporcionado se extendió por varias horas, tras haber obligado al vigilante a abrir la reja principal, como a las 9:30, más o menos. Cuando escuchamos las motos, los que vivimos aquí salimos para ver qué pasaba y fue cuando comenzaron a disparar. Al vigilante de la puerta le tocó  que abrirle a los guardias”.

La evidencia del hecho violento se pudo  constatar este miércoles en la mañana, cuando  los encargados de los negocios afectados, a los que les partieron los vidrios, trataban de solventar la situación, y recoger las piedras que atravesaron sus locales.

Al menos seis negocios fueron blanco de pedradas, de bombas lacrimógenas  “y yo creo que hasta tiros, porque  en la pared frontal de un apartamento, de la Torre 5,  quedó un agujero  que no lo hace una piedra”.

Entre los   negocios afectados se encuentran una ferretería, una tienda de computación y artefactos eléctricos; un consultorio médico; la oficina de una constructora; un salón de belleza.

En cuanto a los heridos, se dijo que uno fue golpeado en el costado izquierdo, con una bomba lacrimógena, y otro  en la cadera, posiblemente con una piedra.

Jonathan Barazarte, propietario de la tienda de computación afectada, denunció que esta es la segunda vez que su negocio es objeto del ataque por parte de los  militares. “El jueves de la semana pasada ocurrió lo mismo, y pese a que exigí a todas las instancias de la Gobernación del Táchira que  me respondieran por los daños, no sucedió. El viernes, desde las 9 de la mañana hasta las 4 de la tarde, que llamé, me tuvieron de una extensión a otra. Todos se burlaban, nadie me dio respuesta, nadie respondió por los daños a mi negocio. En esa ocasión rompieron el servidor  y el vidrio del frente; ayer –martes-  varios artículos, y el vidrio del frente y las vitrinas. No sé entonces para qué hacen tanta publicidad con el tal 0800-DENUNCIA, si lo que hacen es burlarse.  Es más, no sé si este nuevo ataque sea en represalia por la denuncia que quise hacer la semana pasada”.

En el conjunto residencial El Tamá, adyacente a Don Bosco, también habría ocurrido un ataque similar al anteriormente descrito. (MB)