Brian Fincheltub: Golazo al bolsillo

BrianFincheltubDos meses esperó el Banco Central de Venezuela para relevar las cifras de inflación de abril y mayo. Pero no piensen mal, no fue por ineficientes o  porque  querían  ocultar  las  cifras,  todo  estaba  milimétricamente cronometrado.

El  directorio  del  BCV  quería  que  el  anuncio  coincidiera con  el  inicio  del  mundial  ¿Por  qué?  No  sigan  inventando,  la  intención no  era  distraer,  sino  ambientar  el  60%  de inflación  venezolana  con  un partido de futbol: Tremendo golazo al bolsillo.

Venezuela  levanta  la  Copa  Mundial  por  tener  la  inflación  más  alta del  mundo,  dejando  botados  a  sus  competidores:  Sudán,  Irán  y Argentina.  Tremendo  logro  del  gabinete  económico  de  Nicolás  Maduro y  el  socialismo  del  siglo XXI.

Deberíamos  estar  orgullosos  que Caracas sea más  cara que la Rio mundialista, que un pasaje a Venezuela  salga más  caro  que  viajar  a  Nueva  York.  Estamos  superando  a  los  grandes del  mundo  y  eso  se  lo  debemos  a  la  llamada  “revolución”,  donde  lo “extraordinario se hace cotidiano”.

Lo  más  tragicómico  de  la  política  económica  endógena  es  que prácticamente  todos  los  productos  tienen  control  de  precios,  que  el Instituto  Nacional  de  Estadística modificó  los  parámetros  del  Índice  de Precios al Consumidor para incluir la  red de alimentos del Estado en la medición, que hay una supuesta guerra contra los empresarios y aun así tenemos una inflación astronómica de 60%.

Inflación,  escasez  y  desempleo  es  pobreza.  No  hay  correctivos  que hagan  pensar  que  la  inflación  vaya  a  disminuir  en  los  próximos meses, todo  lo  contrario,  el  segundo  semestre  del  año  es  donde  más sube  debido  al  pago  de  utilidades  y  aumento  de  precios  por  la  época decembrina. Fácilmente podemos superar el 70% y eso pega duro en el bolsillo.

La  revolución  avanza  a  pasos  empobrecedores  y  con  ella  queda  una estela  de  destrucción,  miseria  y  desesperanza.  Crece  la  desesperación en  las  colas  de  los  mercados,  crecen  los  que  dejan  cada  vez  másproductos en el carrito. Lo diferente con años recientes es que ahora la gente no  solo no  encontrará lo  que  busca,  sino  que  sus ingresos no le darán  para  comprarlo. Algo  que  pasa mucho  en  zonas  rurales, llegó la harina por fin, pero no tengo para comprarla hoy.

Hay  mucha  gente  del  chavismo  que  se  está  dando  cuenta  de  lo  que está pasando. Aunque el BCV no revele las cifras, la inflación se siente en  el  mercado,  los  precios  varían  semanalmente,  el  billete  de  mayordenominación pronto no alcanzará ni para una empanada. Ustedes en el gobierno pueden seguir escurriendo el bulto, pueden seguir hablando deguerra económica, de las llamadas guarimbas, del imperio, pero no creo el pueblo esté dispuesto a comer solo cuentos.

Esperemos  con  que  otro  anuncio  nos  sorprende  el  gobierno  durante el  mundial,  seguro  en  la  final  se  lanzan  el  aumento  de  la  gasolina  o algo así. Sobre las próximas  cifras de la inflación quizás  tengamos queesperar los Juegos Olímpicos de Rio 2016 o  tal vez el próximo mundial Rusia  2018.  Pero  como  dice  el  lema  del  BCV  “como  vaya  viniendo, vamos viendo”.

[email protected]

@Brianfincheltub