Juan José Moreno A: Celebramos a “media asta” los 230 años de la fundación de El Hatillo

thumbnailjuanjosemorenoCuánto nos hubiera complacido celebrar con toda la alegría que corresponde, la fundación como pueblo y parroquia eclesiástica de El Hatillo, que tuvo lugar un 12 de junio del año 1784, fecha cuando fue enviada a don Baltazar De León, el actadonde se formalizaba la separación del pueblo de Baruta, para convertirnos en el paso del tiempo a lo que es hoy municipio.

Motivos hay de sobra para celebrar; sin embargo el momento que vivimos hoy día, nos limita a una conmemoración,que bien podríamos calificar como demedia asta,  de tan importante acontecimiento en la historia de este, el más joven de los cinco municipios mirandinos del país.

En medio de una situación que es hoy considerada como la más crítica en muchos años de vida republicana, y donde miles  de familias de todo el país apenas pueden enjugar lagrimas a causa del dolor causado por las que podrían haber sido evitables muertes, por la violencia criminal, doméstica y política; y en medio, también, de una crisis política y económica que impide a una inmensa mayoría de venezolanos el acceso a los bienes y servicios que requiere para su subsistencia, nos toca conmemorar un momento de gran significancia para El Hatillo.

Por eso, al correspondernos, en mi  calidad de presidente del Concejo Municipal de El Hatillo, el honor de encabezar el acto conmemorativo de tal acontecimiento, no podía dejar de expresar el sentimiento que, estoy seguro, está presente en todo el pueblo hatillano. En mi discurso ante la Cámara Municipal, hice referencia a la privilegiada posición geográfica y encantos brindados por la naturaleza  que hacen de  El Hatillo,  el  mayor atractivo para  quienes gustan vivir o visitar el municipio de mayor armonía ambiental de Caracas, así como al carácter bondadoso y laboriosode sus primeros habitantes; sin embargo, tuve  la necesidad de dejar constancia de nuestra preocupación por las circunstancias del momento que nos corresponde vivir como municipio y como parte de la nación.

En tal sentido, no podemos constituirnos en una isla para escapar de las políticas gubernamentales que desde lo más alto del Gobierno Nacional, someten a la población de todo el país, a un estado de indefensión frente a los terribles problemas del aumento de la criminalidad, el cierre de las fuentes productivas de bienes de consumo, generación de empleo, a una inseguridad jurídica que nos reduce a simples víctimas de una justicia secuestrada , a una situación de desatención en materia de salud y asistencia social y por si fuera poco, a una persecución política nunca antes vista en nuestro país, la cual nos somete a todos a una gran merma de nuestra calidad de vida.

Pero también expresamos nuestro convencimiento  de que la crisis nos encontró a los hatillanos más unidos que nunca, para responder ante los permanentes atropellos de los que somos víctimas,  y para desarrollar nuestro sentido de hermandad y de ciudadanos conscientes del momento histórico que nos corresponde vivir en estos aciagos momentos de nuestra historia.

 

Asimismo, aceptamos que tenemos retos como municipio: la rectificación es uno de ellos; la realidad y la obligación de defender nuestro derecho a una mejor calidad de vida, nos obliga a revisar conductas presentes y pasadas; a poner a disposición de nuestros vecinos un sistema normativo acorde con las necesidades reales de nuestro municipio; a exigir a los órganos del poder ejecutivo local el cumplimiento y mejoramiento de los servicios que les corresponde prestar a la ciudadanía. Y la entendemos, como tarea común para todos quienes formamos parte de este gran conglomerado: comunidades, en sus variados niveles; gobierno local y concejo municipal.

Juntos podremos superar escollos y alcanzar los niveles de desarrollo social, educativo, cultural, humano y económico, acorde con nuestras exigencias como sociedad moderna, con todo su derecho a vivir mejor, por encima de las dificultades que hoy se nos anteponen.

@JJMorenoA