Escasez y altos precios genera cambio de hábitos alimenticios

El alto costo de la vida, sobre todo en los alimentos, se nota a veces en mínimos, rutinarios y hasta pequeños detalles al momento de cocinar y consumir platos que han conformado la dieta diaria de los venezolanos.

Darío Sánchez García

FOTO REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
FOTO REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Delmaris Martínez coloca una lonja de queso amarillo en vez de dos en las arepas de sus tres hijos, cada mañana y noche. Con esta práctica se ahorra 30 lonjas por semana de un queso que cuesta 350 bolívares el kilo, Bs. 275 más que hace ocho meses, así lo reseñó El Carabobeño.

Ahorro similar aplica Yamilet Colmenares que distribuye con más detalle sus embutidos entre cada comida en su casa.

Las compras no se pueden hacerse mensualmente como muchas familias acostumbraban hacerlo hace uno o dos años. La medida que se aplica es adquirir en pequeñas cantidades los tipos de alimentos cada semana, explicó la ama de casa.