Obama no mandará tropas a Irak pero considera otras opciones

Obama
Foto EFE

El presidente estadounidense Barack Obama seguirá con sus consultas sobre la situación en Irak sin excluir ninguna opción, con la excepción de mandar tropas.

Obama, que se reunió con los líderes del Congreso, incluyendo los críticos republicanos, para discutir su estrategia, estaba considerando una variedad de opciones, dijo el portavoz Jay Carney.

“Lo único que el presidente descartó es enviar tropas de nuevo para combatir en Irak, pero continúa considerando otras opciones”, subrayó.

“El trabajo que se está haciendo nos ayudará a ver con mayor claridad qué opciones tiene disponibles el presidente”, añadió Carney cuando se le pidió que aclarara si el mandatario había descartado los ataques aéreos.

Una de las opciones que se maneja es un posible ataque con drones contra los combatientes del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), así como intensificar la asistencia y entrenamiento a las fuerzas del gobierno iraquí.

Antes de cualquier acción, Washington también está pidiendo al primer ministro iraquí, el chiita Nuri al Maliki, que muestre un nuevo espíritu de inclusión política.

La opinión es que endurecer la persecución oficial de la minoritaria comunidad sunita facilitó que el grupo extremista tomara el control de las áreas donde habita.

Antes, el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, culpó al gobierno iraquí por la profundización de las diferencias sectarias.

Contó que las advertencias de Estados Unidos al gobierno de Maliki sobre los riesgos de aislar a comunidades religiosas rivales habían sido ignoradas.

También este miércoles, Irak pidió oficialmente a Estados Unidos apoyo aéreo contra los rebeldes del EIIL, que ya han ocupado algunas ciudades clave, como Mosul, durante una ofensiva de ocho días.

– Encuentro con la oposición –

Obama se reunió este miércoles con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner; la jefa demócrata en la Cámara, Nancy Pelosi; y los líderes demócrata y republicano en el Senado, Harry Reid y Mitch McConnel, respectivamente.

La reunión se celebró en medio del debate entre republicanos y demócratas sobre el tema. Los primeros dijeron que Obama había malgastado los beneficios de una guerra sangrienta que ganó cuando sacó todas las tropas de Estados Unidos en 2011.

Los demócratas argumentan que el expresidente George W. Bush hizo estallar el sectarismo invadiendo el país en 2003 y que Maliki desperdició la oportunidad de un futuro estable para Irak.

“Lo que espero escuchar del presidente hoy es la estrategia general para mantener la libertad que pagamos para el pueblo de Irak”, dijo John Boehner antes de entrar a la reunión.

Boehner también rechazó la idea de que los objetivos estratégicos comunes podían hacer que Washington e Irán trabajen juntos para salvar a Irak, aunque las autoridades dicen que la cooperación militar no está sobre la mesa.

– Guerra “estúpida” –

La disputa sobre qué hacer con la actual crisis en Irak también atrajo a un combatiente respetado: el ex vicepresidente Dick Cheney, quien escribió una crítica feroz de la política exterior de Obama en la página de opinión del Wall Street Journal.

“Rara vez un presidente de Estados Unidos ha estado tan equivocado y a costa de tantos”, dijo Cheney en una columna coescrita con su hija Liz Cheney, exfuncionaria del Departamento de Estado.

“Muchas veces, Obama nos ha dicho que está ‘acabando’ las guerras en Irak y Afganistán (…). Su retórica ha chocado ahora con la realidad”.

Obama, que construyó una carrera política oponiéndose a lo que denominó una guerra “estúpida”, dijo que estuvo dispuesto a dejar un remanente de tropas estadounidense en 2011, pero acusó a Irak de rechazar esta protección.

AFP