“Maduro cada vez que va a firmar algo tiene que recular”

Foto Archivo
Foto Archivo

El salón de eventos del Hotel Rasil de Puerto Ordaz acobijaba una multitud de franelas amarillas, azules y blancas que vestían a dirigentes y partidarios de las toldas políticas que conforman la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en la celebración de su relanzamiento en el estado Bolívar, publica Correo del Caroní.

Dirigentes de los 26 partidos de la coalición opositora se dieron cita en el recinto este domingo, destacando los alcaldes Coromoto Lugo, de El Callao, y Gregorio Martínez, de Upata, así como el ex candidato a la Alcaldía de Caroní, Wilson Castro y el secretario de la MUD Bolívar, Freddy Valera.

El invitado especial del encuentro fue el secretario general de Acción Democrática (AD), diputado al Parlatino y miembro de la dirigencia nacional de la MUD, Henry Ramos Allup, quien sin titubeos afirmó: “aquí no le voy a caer a embuste a nadie, que en la MUD hay un amor inquebrantable, claro que tenemos diferencias de carácter político”, lo cual fue disonante con lo expresado por los dirigentes locales, que aseguraban que la MUD “está más unida que nunca”.

“No hay imprescindibles”

Ramos Allup condenó que en la actual “coyuntura política (…) nadie se acuerda de los consensos que hemos logrado, como lograr un mismo candidato presidencial” dentro de 26 partidos políticos, y respecto a las actuales discrepancias, aseguró que “aquí no hay imprescindibles, la falta de uno no debilita a la MUD”. Exaltó que la oposición venezolana “necesita construir liderazgos colectivos” y no personalistas, “no vamos a construir el Chávez de la oposición”.

En cuanto al diálogo con el Gobierno nacional, el parlamentario reiteró que “la comunidad internacional presionaba para ello (…) los que se oponen al diálogo deben entender eso (…) no se puede ser tan ruin en la crítica” que señala el diálogo como “sumisión”.

“Van dos meses de diálogo y no pasa nada, sí. Van cuatro meses de protestas y no pasa nada, no hubo ‘salida’ del Ejecutivo”, dijo el dirigente opositor, al estimar todos los escenarios democráticos para lograr el cambio del gobierno, como ganar las elecciones parlamentarias de 2015 o la convocatoria a un referéndum revocatorio, e inclusive esperar a las próximas elecciones presidenciales.