Estudiantes de Medicina esperan que el director del Universitario dé la cara

Foto: @O20noticias
Foto: @O20noticias

Las clases en la facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela están suspendidas este lunes tras el asesinato de dos hermanos dentro del Hospital Universitario de Caracas durante este domingo.

Según la cuenta del movimiento estudiantil de esta casa de estudio, la actividades académicas de pregrado y el internado rotatorio se paralizarán “hasta que el Director del HUC dé la cara” por los hechos de inseguridad.

En la entrada principal del centro de salud se realizará una asamblea para exigir seguridad para todo el personal del hospital.

 

Hoy #30J Gran Asamblea del HUC. ¡Exijamos juntos seguridad para todos! 7:00am Entrada Principal pic.twitter.com/ZJdee7VI4W

— Viva La UCV (@VivaLaUCV) junio 30, 2014

Un hombre de 28 años que era sometido a una cirugía para extraerle un proyectil de arma de fuego fue asesinado a tiros hoy en un hospital de Caracas por desconocidos que también a mataron en la enfermería a su hermano de 18 años, informaron fuentes judiciales.

El Ministerio Público informó en su página web que Edinson Balsa murió este domingo mientras era operado por heridas de arma de fuego en el Hospital Clínico Universitario de Caracas.

“Varios hombres armados ingresaron en el área del quirófano del mencionado hospital, donde sometieron al personal médico y dispararon contra Edinson Balsa” y minutos después fue hallado “en el área de enfermería su hermano Said Balsa, a quien también le dispararon hasta causarle la muerte”, precisó el Ministerio Público.

Un funcionario de seguridad del hospital que al parecer intentó repeler a los atacantes “resultó herido de bala”, agregó.

Los ataques armados en los hospitales e incluso en las funerarias por “ajustes de cuentas” son frecuentes en Venezuela, país suramericano que registra uno de los índices de violencia delictiva más altos del planeta.

Según datos oficiales, la violencia armada derivada de hechos delictivos se cobró la vida el año pasado en Venezuela de 11.000 personas, número que varias ONG aumentan a cerca de 25.000, registros solo comprables con países en guerra.

Para intentar reducir estos números, el presidente del país, Nicolás Maduro, activó el año pasado el llamado Plan Patria Segura que mantiene en las calles a soldados de la Fuerzas Armadas en labores de apoyo policial, reseñó EFE