Sindicalista Orlando Chirinos es víctima de persecución

Foto El Impulso
Foto El Impulso

“La situación que viven los trabajadores venezolanos en general día a día se agrava”, expuso Iván Aguilar, secretario general del MAS en el estado Lara, reseña El Impulso.

“La destrucción del salario real se lo come la inflación más alta del continente, el deterioro de la calidad de vida se acelera al ritmo de la velocidad de la luz. Ambos hechos son extremadamente grave para la clase obrera que el 1º de Mayo conmemoró 128 años de la gesta heroíca e histórica de Chicago allá en el territorio del imperialismo”, agregó.

Considera que lo anterior es grave, pero, “peor aún, el presidente ‘obrerista’ y la cúpula militar-cívico-corrupta del régimen que destruye al país, como en todo régimen autoritario, no respeta los derechos de nadie”.

Adujo que es el caso del valiente dirigente sindical Orlando Chirinos, secretario general del Sindicato del Cemento en el estado Lara (Sintrael), quien el 26 de mayo ganó contundentemente las elecciones de los trabajadores, obteniendo el equipo que lidera 10 de los 13 puestos de la directiva, lo cual habla claramente de la fortaleza clasista del llamado movimiento “El Tubazo” que defiende los derechos de los cementeros.

“Orlando Chirinos no sólo ha defendido los derechos laborales de sus compañeros trabajadores con un contrato vencido desde hace seis años, sino que ha denunciado la burocracia que representa la señora Natacha Castillo, que lejos de convertir a la empresa productora de cemento en una punta de lanza que sea ejemplo de la producción nacional, la han convertido en una empresa que no responde a los requerimientos del marcado nacional, con la ya conocida crisis que vive el sector de la construcción, en la cual la corrupción y manejo del sector militar se expresa claramente en la calle: el precio de un saco de cemento está regulado en Bs 16,80, pero la realidad en el mercado es otra. Las mafias que se han enquistado en el sector del cemento han elevado un saco de cemento a un precio superior a los Bs 300, es decir, un incremento criminal y extorsionador de más de 1.785,7%”, dijo Aguilar.

Señaló que Orlando Chirinos “en representación de los trabajadores del cemento ha denunciado las diversas irregularidades que han distorsionado el precio en el mercado de tan fundamental producto, que lamentablemente afecta a las grandes empresas de la construcción, pero aún más a los miles de albañiles y maestros de obra que han quedado sin trabajo por la ausencia de tan vital producto para la construcción; pero los sectores más pobres, los que tienen un rancho y quieren mejorarlo, lamentablemente no pueden hacerlo, entre comprar un saco de cemento, si es que lo consiguen por Bs. 300 o más y algún producto de la dieta básica, están condenando al soberano a seguir viviendo en un rancho de zinc con un piso de tierra”.

El MAS, puntualizó, expresa su solidaridad con Olando Chirinos ante la persecución de la cual es objeto para la aplicación de una maniobra expresada con una calificación de despido. De igual manera, hacemos responsable al régimen antiobrerista de Nicolás Maduro y a su cúpula, de cualquier agresión física contra el auténtico dirigente de los cementeros, como también de su vida y la de su familia o de cualquier otro compañero de la directiva del sindicato.