Odalisca de Matisse ya está en Venezuela

Foto Archivo
Foto Archivo

La obra “Odalisca con pantalón rojo”, del pintor francés Henri Matisse, robada hace más de una década del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y recuperada en Miami, llegó este lunes a Venezuela procedente de Austin, Texas, constató la AFP.

“La obra ya está en territorio venezolano, pero debe mantenerse durante 72 horas en su embalaje para su climatización, su asentamiento para que pueda ser sometida a un tratamiento de restauración que deberá realizarse con los mejores expertos”, dijo el ministro de Cultura Fidel Barbarito en el aeropuerto de Maiquetía, que sirve a Caracas.

La obra, que fue mostrada a la prensa cuidadosamente embalada y con una pequeña reproducción al frente, llegó por la tarde procedente de Austin, tras ser entregada por autoridades estadounidenses al gobierno Venezolano, que en un plazo de quince días la exhibirá en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

Según Barbarito, la obra “no tiene mayores daños en su estructura pictórica”, salvo en los bordes que serán objeto de un tratamiento especial. “La buena noticia es que la conservación general de la obra está en buen estado”, sostuvo con tono optimista.

“La Odalisca”, pintada en 1925 y valorada en más de tres millones de dólares, fue robada del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas en alguna fecha entre 1999 y 2002, pero fue en 2003 cuando las autoridades venezolanas se percataron de que la obra expuesta era una mala copia.

En octubre de 2012, agentes encubiertos de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos hallaron la obra en una habitación del hotel Loews, en Miami Beach, tras hacerse pasar por compradores interesados en el lienzo.

A finales de enero de 2013, una corte federal de Florida sentenció a prisión al estadounidense Pedro Antonio Marcuello Guzmán y a la mexicana María Martha Elisa Ornelas Lazo, acusados de intentar vender la pintura.

La obra, que el martes será entregada oficialmente ante autoridades de la Fiscalía General, había sido comprada en 1981 por el otrora Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber. AFP