Orlando Viera-Blanco: El Universal: vendido pero…

“El manejo de la opinión pública es el asunto más delicado de una redacción, porque en él se condensan intensamente todas las tendencias…”

thumbnailorlandovierablancoAl escribir estas líneas varias fuentes confirman la venta de El Universal. Lo primero que sentí fue una sensación de pérdida, pero de inmediato de desafío. Un periódico concebido de la mano de un poeta, Andrés Mata y de su amigo Andrés Viga, no entiende de historias terminadas. Ellos convirtieron su diario en el vehículo de información y opinión libertaria, democrática y ciudadana más importante del país, habiendo nacido en tiempos de dictadura. Lo ha sido por 105 años, ¡y lo seguirá siendo por muchos más!

Breve Historia

El Universal es un periódico de circulación matutina y de los de mayor tiraje del país, con más de 80 mil ejemplares, que sube a 200 mil los domingos. Se define como un periódico conservador y comercial. Su primera sede fue en una casa entre las esquinas de Sociedad y San Francisco, donde funcionaba la imprenta de Daniel Aramburu. El primer número salió el 1o. de Abril de 1909, editado en máquina Marinoni de origen francés. Los redactores del primer número fueron Rafael Silva en la crónica, Francisco López Moreno y Santiago Caldera en la distribución. Luis Correa servía como cronista, Pedro Bocca encargado del despacho, Luis Alberto Ascanio como impositor, Miguel Ángel Ibarra como corrector de pruebas, y Federico Webber como prensista. El formato era estándar a cuatro páginas y seis columnas… Seis meses después se mudan a un antiguo edificio situado entre Sociedad y Gradillas. En enero de 1910 se publican las primeras fotografías de Juan Vicente Gómez y otra de una retreta en la plaza Bolívar, tomadas por Guerra Toro… En 1922 el diario moderniza sus equipos, publica el primer aviso económico, se coloca a Luis Teófilo Núñez a la administración de la empresa. En 1929 incorpora “La Página de los Jueves y El Deporte Nacional”, los primeros espacios fijos del periódico y en diciembre de 1930, se instaló la primera rotativa del país (Ludlow), conmemorando el centenario de la muerte de Simón Bolívar. En 1935 publican las Historias del Tío Nicolás del caricaturista Rafael Rivero Oramas y luego llegó la “Página Literaria” (1937) por iniciativa de Pascual Venegas Filardo y Pedro Sotillo, y la “Página Editorial” (1940).

Cae Pérez Jiménez y nace el Correo del Pueblo

El 16 de febrero de 1958 luego de la caída de Pérez Jiménez, se crea el Correo del Pueblo. En 1969, El Universal se traslada a su actual sede en la esquina de Ánimas de la Av. Urdaneta. Esta torre -especialmente construida para el diario- obtuvo el Premio Nacional de Arquitectura (1971), por ser la torre más importante del país… Desde allí despacha su editor, Andrés Mata Osorio, quien desde 1994 se encargó de la conducción del periódico. En 1995, periodistas e ingenieros del diario con especialistas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), lanzan la primera edición digital del periódico en Internet (1996).

Ese año (1996) este columnista vivió en NY y desde la gran manzana comienzo a enviar mis entregas. Allí aparece “The big boss” quien nos indica en un “parco” correo. “Su columna no ha sido aprobada. Gracias” -sic-. Después de enviar cien ensayos más, recibo otro correo -no menos agrete- del circunspecto domador editorial: “Ajuste caracteres, no utilice tantas comillas, permita una lectura fluida y no ofenda al lector… Tiene diez minutos para corregir y reenviar su ensayo definitivo. Si no, ¡no publica! Gracias. Miguel Maita”. Era (y sigue siendo), el Editor jefe de Opinión, quien con una espartana disciplina y rigor, no concede una coma más del espacio previsto. Editor de aparente indómita rigurosidad y distancia, en realidad es un noble profesional de una decencia infinita. A Maita debo -por su paciencia y su “látigo”- nuestro crecimiento como escritor. Con él aprendimos a madurar la letra, a macerar el buen uso de la palabra, rumiar la noticia y respetar al lector… El manejo de la opinión pública es el asunto más delicado de una redacción, porque en él se condensan intensamente todas las tendencias. Y es en mucho sobre los hombros de este hombre, donde confluyen los nerviosismos, pasiones, intemperancias, moderaciones, ideas, y en fin, los sentimientos de más de 500 colaboradores y columnistas, más otros miles que buscan expresarse. Gracias Editor por su quijotesca dedicación, por su lealtad con la opinión, su amistad y su incansable, irreparable y fiel condición de periodista.

Hoy El Universal, el diario más conservador, tradicional y leído del país, se dice que ha sido vendido. No pasa nada… A mis buenos amigos del diario; al valiente Elides Rojas, a nuestro frontal Miguel San Martin, al “big boss” Maita, al plantel de periodistas, correctores, fotógrafos y prensistas; a nuestros compañeros de columnas, y sobre todo a nuestros lectores, vayan mis expresiones de afecto, admiración y solidaridad. El Universal sigue, y tengan la seguridad que su esencia poética y fundacional que nació de Sociedad a San Francisco, y siguió en Gradillas y Animas, no cesará.

[email protected]

@ovierablanco