Cómo abrir una cerveza sin destapador

buendiario-Lanzan-camisas-reforzadas-destapar-cervezas

Todo el que ama “tomarse unas birras” tiene siempre un destapador a la mano. Bueno, casi siempre, porque nadie es inmune a dejarlo botado por ahí o a prestarlo y que nunca se lo devuelvan.

La buena noticia para aquellos que se encuentren en una situación como la anterior es que existen miles –en serio, ¡miles!- de formas para abrir una cerveza sin usar destapador. Una de las más conocidas es colocando el borde de la chapa sobre una mesa o cualquier otra superficie de un mueble, sujetar la botella más abajo del cuello y luego golpear la tapa con la palma de la mano. Ésta se quedará enganchada del mueble y se separará de la botella.

Otra opción es emplear un yesquero o encendedor como palanca. Sujeta la botella por el cuello, coloca la base del encendedor entre la tapa y el dedo pulgar y luego empuja el extremo superior del yesquero hacia abajo. Esta misma técnica la puedes aplicar usando la punta de una cuchara, un alicate o incluso algún tubo.

La pestaña de la cerradura de la puerta, los anillos y las llaves también sirven para abrir una botella de cerveza. En el primer caso, coloca la tapa de la cerveza dentro del orificio donde entra el pestillo de la puerta, de forma que la botella quede de manera horizontal. Luego, hala la botella hacia ti, es decir, en sentido contrario a la pestaña de la puerta, y listo.

Para usar un anillo sólo tienes que disponer la palma de tu mano sobre la chapa y sujeta la botella por la parte inferior con la otra mano. Sin quitarte el anillo del dedo, engánchalo en los pequeños dientes de la tapa, y luego tira hacia arriba. En el caso de las llaves, debes ir levantando poco a poco los bordes de la chapa empleando los dientes de la llave y girando la botella. Luego ejerce presión en un punto fijo y la tapa saldrá fácilmente.

Como ya dijimos anteriormente, existen muchísimas técnicas más que podrían hacer esta nota interminable. Por eso, aquí dejamos dos excelentes videos que ilustran algunos de los métodos que ya explicamos y otros nuevos.

Algunos pueden resultar bastante atrevidos, pero hay otros más aceptables que perfectamente se pueden intentar.

CocinayVino