Luis Oliveros: ¿Quién confía en Venezuela?

thumbnailluisoliverosLa Cepal publicó recientemente que Venezuela recibió en los primeros 9 meses del año 2013 $3.649millones en Inversión Extranjera Directa (IED). Fuimos el único país del informe que no presentó la data del año 2013 completa (el BCV violando su propia ley dejó de publicar datos importantes como la Balanza de Pagos del últimos trimestre de 2013 y del primero del 2014 al igual que el PIB, la escasez de varios meses, etc.).

Toda América Latina y el Caribe recibieron en 2013 en IED casi $185millardos, con lo cual la participación de Venezuela fue de apenas el 2%. Y eso que somos el país del mundo con las mayores reservas petroleras del mundo, estamos en pleno boom petrolero y supuestamente somos un país blindado en el plano económico. La situación de Venezuela con esta variable es tan lamentable que el total de lo obtenido entre 1998 y el 1er trimestre de 2013  es muy parecido a lo que han recibido en solo 1 año países como México, Chile, Brasil, Perú o Colombia.

En su informe, la Cepal hace el desglose, comentando que la mitad de la IED recibida por nuestro país se debió a “reinversión de utilidades” y la otra mitad “a préstamos entre compañías”, ya que “no hubo prácticamente inversiones de capital”. Saquemos algunas cuentas:

Aproximadamente $1.825millones de la “inversión extranjera” que recibió el país vino de que las empresas reinvirtieron sus utilidades, ¿por qué lo hicieron?, ¿por qué realmente veían oportunidades en el país?, obviamente no, la razón sencillamente es que no pudieron repatriar dividendos y se vieron obligados a “reinvertirlos” aquí. Otro punto importante: ese monto resulta de pasar una cantidad de bolívares a la tasa oficial de Bs. 6.3/$, ¿qué creen ustedes que le pasaría a esa cifra si le aplicamos una tasa más “realista”?. Los otros $1.825millones ocurrieron por préstamos entre compañías, las cuales han podido utilizar ese dinero para adquirir activos (por ejemplo apartamentos, oficinas, edificios) como mecanismos de cobertura ante el cerco cambiario y la elevada inflación.

¿Quién se siente cómodo invirtiendo en Venezuela?, ya ni los chinos lo están, colocando peros y condiciones en los documentos de los créditos que nos aprueban (se han convertido en nuestro FMI personal). En un país con un problema cambiario tan grave, con nula seguridad jurídica, legislación laboral anacrónica, inflación galopante, alarmante corrupción, niveles elevados de violencia y escasez grave de instituciones muy pocos pueden sentir incentivos serios para arriesgarse a colocar su dinero aquí. Innumerables son los estudios que existen sobre lo que significa invertir en Venezuela (en todos aparecemos en los últimos puestos).

La IED sería una excelente manera de paliar parte de la caída de las exportaciones petroleras, en tener una entrada de divisas interesante y en diversificar proyectos de inversión, sin embargo el actual gobierno y su modelo político alejan toda posibilidad de IED.

[email protected]

@luisoliveros13