Trasladan crisis penitenciaria de un lado a otro

Octavio-Chacon-Uribana

El Ministerio de Asuntos Penitenciarios en su búsqueda de tomar el control de las cárceles, comenzó a realizar requisas para contemplar el desarme dentro de las penales, así lo reseñó El Impulso.

 Karina Peraza Rodríguez 

 

Las mismas fueron negociadas con los propios pranes de cada recinto, como fue el caso de Uribana, donde estaba contemplado realizar la requisa, sacar las armas y hacer un conteo para saber realmente cuántos internos estaban en el lugar, pues desde el año 2000 se había perdido el control en muchos centros penitenciarios, a tal punto que no sabían quiénes estaban adentro e incluso los custodios encargados de la seguridad interna no podían atravesar las puertas.

Estas operaciones del ministerio tuvieron resultados lamentables en varios recintos como fue en El Rodeo, La Planta, Uribana y Sabaneta. La situación se salió de control y hubo pérdidas humanas, terminando con el desalojo total de los privados de libertad.

Carlos Nieto, coordinador general de la organización no gubernamental Una Venta a la Libertad, explica que la decisión de llevar a los reclusos de un lado a otro, sin ninguna organización, no representó un cambio sino un colapso y se creó un gran desastre en el sistema penitenciario pues no se atacaron los problemas estructurales.

“Lo que han hecho es apartar al recluso de su familia, un eslabón fundamental en la reinserción a la sociedad. Crearon un hacinamiento de un 231% cuando los especialistas indican que cuando existe un 30% el problema es grave. Además, se han tenido que adaptar a nuevas normas, al pago de causas, se ha incrementado el gasto del familiar y el desconocer las normas de otro centro penitenciario a muchos les ha costado la vida”, destacó Nieto.

Lea la información completa en El Impulso