Se estrella avión que iba a Argelia con 119 pasajeros y siete tripulantes

(Foto Reuters)
(Foto Reuters)

 

La autoridad aeroportuaria de Argelia confirma que el vuelo comercial que cubría la línea entre Ouagadougou, la capital de Burkina Faso, y Argel, capital de Argelia, se estrelló hace unas horas en medio del desierto. Se trata del AH5017 con matrícula EC-LTV, alquilado por la compañía española Swift Air, que despegó de Ouagadougou a las 01:17 horas de esta madrugada. 50 minutos después desapareció de los radares, publican los medios de España.

La compañía asegura que no tiene conocimiento de las razones por las que la señal del vuelo se ha precipitado entre la frontera de Níger y Mali. Es un MD83 con 110 pasajeros. Además, el avión iba tripulado por siete tripulantes españoles. El AH5017 tenía que haber llegado a las cinco de la mañana a su destino. Dos cazas franceses Mirage 2000 buscan en estos momentos los posibles restos del aparato.

La tripulación estaba formada por tres madrileños, dos mallorquines y un vasco, según asegura RTVE. El nombre del piloto es Agustín Cameron y el de la copiloto, Isabel Bosch, de Palma de Mallorca, según confirmaron a este diario fuentes conocedoras del personal de vuelo. El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha conversado este jueves con su colega argelino, Ramatane Lamama, para conocer la última hora de la búsqueda del aparato. El resto de las nacionalidades del pasaje serían, entre los ya confirmados: 50 franceses, 24 burkineses, seis argelinos, un maliense, cuatro alemanes, cinco cameruneses, ocho libaneses, un luxemburgués, un belga, un ucraniano, un egipcio y un suizo.

La zona en la que el avión se ha estrellado coincide con el desierto del Sahel, una región seca en la que apenas hay carreteras y en las que, en esta época del año, coincidente con la temporada de lluvias, las temperaturas pueden alcanzar los 45 grados y son continuas las tormentas eléctricas. Según afirma ‘Le Monde’, el avión avisó a la 1:38 de la madrugada a la torre de control de Niamey (Níger), la más importante de la zona, de un cambio de rumbo por baja visibilidad y para evitar una zona con perturbaciones atmosféricas que también se aprecian en las imágenes de radar. Además, viró para no colisionar con otra aeronave que volaba en las proximidades. En esta región hay muchas zonas despobladas, sin aeropuertos y no cubiertas por ningún radar.

Esta zona suele sufrir mayor porcentaje de accidentes aéreos que el resto del planeta por sus infraestructuras pobres y su complejidad climática. Desde 2009 a 2013 se han registrado 61 accidentes en el norte de África, con porcentaje de 13,47 incidentes por cada millón de horas de vuelo, mientras que la media mundial está en solo 2,51 incidentes.

(foto AFP)
(foto AFP)