Brian Fincheltub: A bajarse de la mula

thumbnailbrianfincheltubAlguien le tuvo que haber dicho al gobierno que empezara a cobrar. Ustedes dirán: “La realidad los obliga”. Quizás, pero las decisiones del gobierno nunca se han basado en la presión del entorno, sino en cuánta plata les entra en los bolsillos. Todo lo demás viene solo, compra de lealtades y apoyos políticos. Cuando hablamos de “bolsillos” nos referimos a los ingresos del país, pero como aquí los fondos públicos se manejen como chequeras personales.

Durante mucho tiempo hemos visto analistas económicos prediciendo la “catástrofe” y la verdad es que pese a la crisis que enfrentamos, las condiciones nunca se han traducido en el desplome. La gente hasta se adapta a vivir en una economía de guerra: Escasez, inflación y largas colas. Al gobierno poco le importa la salud de la economía mientras su proyecto político siga respirando. Lamentablemente para el país, lo sigue haciendo, en esta última etapa con el oxigeno que le ha inyectado China. Hoy con un inmenso poder de influencia en las decisiones de Estado.

La presión política ha surtido pocos efectos a la hora de tratar de revertir algunas decisiones impopulares. Mientras en Miraflores tengan control de dos factores fundamentales: dinero y armas. Poco le importa que la gente marche durante tres meses seguidos en protesta. Ellos avanzan asumiendo algunos costos, pero teniendo la confianza que los mismos no tendrán consecuencias.

En este contexto donde pese a tener precios del barril de petróleo cercano a los cien dólares, el nivel de endeudamiento no ha dejado de aumentar y desde el poder enfrentan una escasez de dólares cada vez mayor. Ellos mismos comienzan a anunciar medidas de emergencia como el aumento de la gasolina, alzas en servicios públicos y una nueva devaluación presentada bajo el nombre de “unificación cambiaria”.

El gobierno acostumbró a una gran parte del país a recibir sin esfuerzo, a pedir sin merito, a cobrar sin trabajar. Ahora después que dio 15 años de barra libre y borrachera colectiva, nos toca aguantar la resaca.

Pero no todos comenzarán a pagar lo justo, los venezolanos seguiremos subsidiando proyectos políticos en el exterior, porque solo así es posible avanzar en sus pretensiones expansionistas. Lo cierto es que la realidad nos muestra el fracaso de un modelo que pretende seguir siendo exportado, pero que lo único que ha hecho es generar miseria, siendo Venezuela su peor vitrina.

Brian Fincheltub
[email protected]
@Brianfincheltub