Cinco mitos de la incontinencia urinaria

incontinencia

Según informó la enciclopedia virtual de medicina de EEUU, Medline Plus, los síntomas varían en intensidad y pueden ser tan leves como un pequeño escape de orina al toser o estornudar, hasta la fuga incontrolable de ésta. Informe21

Sus causas también son muy diversas. Tal como comentó en CNN el doctor Benjamin Dullon -urólogo especializado en medicina pélvica femenina y neurología de la Clínica Kelsey-Seybold de Houston-, existen muchas opciones de tratamiento para mejorar los síntomas e incluso sanar por completo este trastorno.

1.- Soy el único que sufre de incontinencia.

Gran mentira. Sólo en Estados Unidos hay 25 millones de personas que sufren de este mal, y se pueden dividir en dos tipos: quienes sufren incontinencia urinaria por esfuerzo (es decir, el escape de orina al toser o hacer ejercicio), que puede ocurrir por el debilitamiento de los músculos pélvicos, o la incontinencia urinaria de urgencia, también conocida como vejiga hiperactiva. En este último caso, las ganas de ir al baño son incontrolables, y puede tener una causa subyacente, que incluso puede nacer a partir de un trastorno neurológico.

2.- No puede mejorarse.

Si más de alguna vez pensaste en visitar al médico por este problema, pero aún no has ido porque crees que es irreversible, estás equivocado.

Debes tener en cuenta todos tus antecedentes de salud y cómo es tu rutina, además de la cantidad de líquidos que bebes diariamente, qué medicamentos tomas y cuántas veces vas al baño, entre otros datos que podrían servirle al profesional para diagnosticar la causa de la incontinencia.

3.- Es normal que pase al envejecer.

Si bien esta condición se asocia al envejecimiento, no es que suceda en todos los casos. Suele pasarle con mayor frecuencia a las mujeres mayores de 40 años y por diversas razones, como la obesidad o como consecuencia de un embarazo.

Sin embargo, Dillon recalcó que este trastorno puede ocurrirle a cualquier persona en cualquier etapa de su vida, sin importar su género.

4.- La única solución son los medicamentos.

Al igual que las causas que pueden provocarlo, las soluciones son múltiples, y pasan desde ejercicios hasta terapias de intervención o incluso cirugía.

El médico indicó que “no hay dos pacientes iguales”, por lo que la enfermedad puede estar presente en diferentes niveles. Ante ello, los tratamientos y terapias pueden variar de persona a persona.

5.- Es molesta, sin embargo, no es grave.

La incomodidad que provoca la incontinencia urinaria es obvia en todos sus casos, no obstante, la gravedad de este mal es medida por el nivel de estrés o molestia que provoque en el paciente.

Si es que hay un impacto negativo muy fuerte sobre la calidad de vida de quien la sufre, entonces hay que acudir de inmediato al médico, ya que posteriormente puede ir empeorando hasta hacerse insostenible.