Cicpc tiene identificados a homicidas del Paseo Colón

80305_338x198_0223720001407120763Como Daniel “el fido” y “el colombiano” fueron identificados los individuos que la noche de este sábado habrían asesinado a tiros a cuatro personas en el Paseo de la Cruz y el Mar, en Puerto La Cruz, publica El Tiempo.

Las víctimas fueron José Urbaneja, de 60 años; su hijo Jorge Luis Urbaneja (19), Jacob Salomón Díaz (18) y un adolescente de 16 años.

Los detectives del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) realizaron los retratos hablados de los asesinos.

Según el comisario Lisandro Alfonzo, jefe del Cicpc región Oriente, los oficiales realizan allanamientos en algunos sectores de Puerto La Cruz en busca de los homicidas.

Los funcionarios les siguen el rastro a los antisociales y se espera que sean aprehendidos en cualquier momento.
Manifestó que manejan el móvil de la venganza, ya que los individuos iban por una de las personas que se encontraban en el Paseo Colón. Al verla la mataron, pero las balas alcanzaron a otras personas que estaban con de él.

Murió neonato

A una adolescente de 16 años que fue herida de un tiro en el abdomen durante el suceso le fue extraído sin vida su bebé de seis meses de gestación. Ella es hija de José Urbaneja, uno de los fallecidos.

Los familiares que realizaban ayer los trámites en la morgue del hospital Luis Razetti de Barcelona para la entrega de los cuerpos dijeron que el estado de la muchacha es crítico. Permanece en la unidad de cuidados intensivos del hospital César Rodríguez de Guaraguao, en Puerto La Cruz.

El chico que murió en la balacera fue identificado por sus parientes. Una tía del muchacho dijo que tenía 16 años y vivía en el barrio La Gloria, sector El Paraíso.

Añadió que trabajaba en el mercado municipal de ayudante de los camioneros. Era el mayor de ocho hermanos.
Sus familiares aseguraron que no tenía problemas ni era un callejero. Fue a pasear al bulevar y allí vio a Jorge Luis, a quien conocía.

Una hermana de Jacob Salomón Díaz Álvarez, de 18 años, otra de las víctimas de la masacre, dijo que el joven se acercó a saludar a alguien de la familia Urbaneja. Tampoco tenía enemigos.

El joven estaba desempleado y vivía en el casco central de Puerto La Cruz. Era soltero, pero deja a su pareja embarazada.

Comerciante
30 años vendiendo mercancía en el Paseo de la Cruz y el Mar tenía José Luis Urbaneja Gamboa, de 60 años. Un hermano dijo que comenzó expendiendo ropa y paños. Actualmente comercializaba refrescos, jugos, cigarrillos y agua con la ayuda de sus hijos. En la morgue del hospital Luis Razetti le observaron disparos en el tórax.