Canciller de Palestina viene a Venezuela la próxima semana

Foto Archivo
Foto Archivo

El canciller de Palestina, Riad Al Malki, viajará la próxima semana a Venezuela, informó su homólogo venezolano, Elías Jaua.

AVN

“Anoche llegamos del Medio Oriente, donde fui a cumplir una de las responsabilidades como canciller, que es contribuir de alguna manera para construir un esfuerzo de paz, ya que todo lo que pasa en el mundo nos afecta y el pueblo venezolano tiene conciencia”, dijo Jaua, citado por la Cancillería venezolana.

El jefe de la diplomacia venezolana ratificó la solidaridad con el pueblo palestino, a propósito de los ataques emprendidos por el Ejército de Israel sobre la Franja de Gaza, donde han sido asesinadas 1.887 personas y 9.811 han resultado heridas, en su mayoría civiles, entre ellos niños, mujeres y ancianos.

Señaló que durante su viaje a Irán y Egipto elevó su voz en nombre del pueblo y el Gobierno de Venezuela en condena de los ataques israelíes.

“Fuimos para dar un testimonio del pueblo y del Gobierno venezolano, que es noble y se conmueve del dolor humano, y a brindar una sincera ayuda. La solidaridad es un principio básico, y lo hemos estado haciendo durante los últimos 15 años. Se trata de alzar nuestra voz y ser menos egoístas para que la humanidad avance”, añadió Jaua.

El bombardeo contra el pueblo palestino se intensificó hace un mes, cuando se encontraron los cadáveres de tres jóvenes israelíes desaparecidos en Cisjordania, muertes que se atribuyen al movimiento Hamas, hecho que no ha sido comprobado.Desde 2006, cuando Hamas ganó las elecciones y tomó el poder, Gaza ha estado bajo el asedio israelí.

En 2007, el Gobierno de Israel impuso un férreo bloqueo a esta zona al impedir el paso de ayuda humanitaria, bienes comerciales y personas hacia Palestina, situación que ha provocado un descenso en la calidad de vida, niveles sin precedentes de desempleo y una pobreza implacable.

Israel, que cuenta con el apoyo de Estados Unidos, tampoco ha aceptado que la ONU reconozca a Palestina como un Estado Observador en esta instancia mundial, hecho que se hizo efectivo en noviembre de 2012, con el apoyo de 138 países.