Félix Velásquez: Jóvenes irreverentes de oposición Vs adultos obedientes del Psuv

thumbnailfelixvelasquezCada vez que veo a un joven pelear por sus derechos y atreverse a pensar distinto veo futuro. El saber que es la juventud quien va a vencer a la mal llamada revolución del siglo XXI me da un poco de aliento para seguir la lucha por llevar a Venezuela a un puerto seguro, alejada de los piratas y corsario del Psuv que lo saquearon y dilapidaron todas sus riquezas.

Los jóvenes tienen en sus manos su futuro, de ellos depende si tendrán la oportunidad de comprar una casa, un apartamento, un carro, hacer post grado fuera del país, poder montar un negocio, que se le garantice la vida. Todas estas reivindicaciones sociales las pueden lograr si entienden que deben dedicar tiempo a la formación de los nuevos cuadros políticos, de ir en busca de esos nuevos electores que no tienen la culpa del desmadre que le dejo el chavismo como herencia.

Debemos estar convencidos que los jóvenes que son nuevos electores darán la victoria a los nuevos procesos electorales ya que el chavismo se ha visto mermado en su crecimiento y, la juventud venezolana no comulga con los ideales del hambre que se le ha vendido al pueblo venezolano enmarcado en que hay que pasar trabajo para poder surgir. Si alguien tiene comprometido el futuro son los jóvenes de mi patria como dirían un poeta.

La irreverencia es la mejor arma de un joven, pero el sueño de ver un mejor país debe ser su consigna. No toda esa sabia nueva, ese nuevo ser puede marcharse a otras tierras y dejar a sus hermanos solos en el campo de batalla, es necesario ver el horizonte, pero mientras se evalúan mejores ofertas se debe dar una dura pelea para que no se roben a Venezuela ante sus ojos.

Porque mientras el joven duerme, están los adultos obedientes del Psuv entregados en cuerpo y alma a una revolución trasnochada, hambreadora que no les deja futuro a sus hijos pero que sin embrago ellos la aplauden a ciegas, sin saber cuál será el destino de cada militante del chavismo.

Cuando veo a una persona adulta hablar de la revolución con fanatismo, sé que con ellos no se puede contar para salvar la patria de las manos de los Castro. Ellos creen que con una bolsa de comida, la pensión, un saco de cemento y puras promesas serán dignificados.Quienes venimos de barrios pobres sabemos que la mejor herramienta que los gobiernos pueden dar, es el de ayudarnos a ser cada día menos dependiente del estado y ser más eficaces a la hora de profesionalizarnos y tener como vivir sin la tutoría del gobierno.

Es por esta razón que me quedo con los jóvenes irreverentes y no con los adultos obedientes. Porque lo que hemos vivido durante estos últimos 15 años no ha sido una gestión para liberarnos de la pobreza sino que muy por el contrario nos han hecho más dependiente de la miseria, las dadivas y las regalías del estado.

 

@felixvelasquez