La Apertura Petrolera mexicana

Golfo de Mexico petroleo

 

Con la publicación de los detalles de las Rondas Cero y Uno de la reforma energética, ahora es más claro ver cómo se dará la repartición de los hidrocarburos del país entre Pemex y la inversión privada

Gracias a que la Secretaría de Energía (Sener) buscó “evitar pausas y demoras” en la apertura del sector energético mexicano, en palabras de su titular, Pedro Joaquín Coldwell, los resultados de la llamada “ronda cero” de la reforma energética fueron publicados casi un mes antes de lo previsto.

Entre esto y lo que la Sener ha publicado sobre la primera ronda de contratos abiertos a la inversión privada, los mercados nacionales y extranjeros pueden ver con mayor claridad, después de meses de especulación, cómo se repartirá la exploración y explotación de hidrocarburos en México posterior a la reforma energética.

Y al parecer la recepción ha sido positiva, pues analistas financieros le atribuyen parcialmente a los anuncios de la reforma la reciente apreciación del peso frente al dólar, que en cuatro jornadas de la última semana acumuló un avance de 1.23 por ciento, su mayor recuperación desde abril de este año.

Ya que la Sener le asignó a Pemex el 83 por ciento de las reservas 2P -llamadas así porque suman las reservas probadas y probables de hidrocarburos, que son las que cuentan con mayor probabilidad de ser extraídas- y el 21 por ciento de los recursos prospectivos del país, lo que sigue es pensar en lo que ocurrirá en la ronda uno.

Apertura Petrolera MexicanaLa primera competencia

La ronda uno contempla ofrecer contratos por 109 bloques de exploración y 60 de extracción, según informó Lourdes Melgar, subsecretaria de hidrocarburos de la Sener.

Tanto empresas nacionales (incluyendo a Pemex, si así lo desea) como extranjeras podrán competir por estos contratos.

Siguiendo los objetivos de la reforma, los contratos tanto de exploración como de extracción contemplados en la ronda uno incluyen principalmente áreas que Pemex no puede aprovechar porque carece de los recursos para explotarlas efectivamente.

Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), agregó que los términos preliminares de la ronda uno se publicarán entre noviembre de este año y enero del próximo, mientras que el proceso de licitación comenzaría formalmente en febrero del 2015, y los contratos se adjudicarían en mayo del mismo año.

En total, el gobierno mexicano prevé que los contratos ofrecidos en la ronda uno generen una inversión anual de 8.5 mil millones de dólares en el sector energético en el periodo 2015-2018. En cuanto al tipo de yacimientos contemplados en la ronda uno, la CNH ha reportado que se incluyen áreas de aguas profundas, de gas y petróleo shale, y algunos campos maduros y de aguas someras.

Pemex busca asociarse

Los contratos de la ronda uno no son la única forma en que las empresas privadas pueden comenzar a participar en el sector energético, ya que Pemex ha indicado que en el corto plazo buscará asociarse con inversionistas privados en 10 proyectos, para los que la paraestatal carece de los recursos técnicos o financieros para explotar los recursos por su cuenta.

Emilio Lozoya, director general de Pemex, explica que estas asociaciones requerirán inversiones de aproximadamente 32.3 mil millones de dólares durante los próximos 5 a 10 años para poder desarrollarse, lo cual resultará en un incremento de 16 por ciento en el nivel de inversión de la industria petrolera.

Pero aún sin estas asociaciones, Pemex entrará al nuevo entorno energético con una ventaja significativa, ya que la Sener asignó a la paraestatal el 83 por ciento de las reservas 2P y 21 por ciento de los recursos prospectivos del país.

Con esto, Pemex se quedó con el 100 por ciento y el 67 por ciento, respectivamente, de lo que le solicitó al gobierno en marzo de este año.

Gracias a esto, la paraestatal espera levantar a 2.5 millones de barriles diarios su nivel de producción por los próximos 20 años.

De lograrlo, Pemex contrarrestaría las fuerzas que han colocado su estimación de producción para el 2014 en su nivel más bajo en 24 años.

Al mismo tiempo, si las estimaciones oficiales resultan verdaderas, la reforma logrará poner fin a la tendencia de caída de 10 años en la producción petrolera del país.

 

Vía Reporte Indigo