Negativo el primer caso sospechoso de ébola en España tras muerte de misionero

(Reuters)
(Reuters)

Los exámenes médicos realizados en España a la primera persona presuntamente infectada por el virus Ébola desde la muerte del misionero español a principios de agosto en Madrid dieron negativo.

“Los resultados de las muestras analizadas por el Instituto de Microbiología han dado negativo al virus de Ébola”, informó el domingo el departamento sanitario de la región de Valencia.

Los médicos aislaron al paciente, de origen nigeriano, el sábado en el hospital alicantino de Sant Joan ante el riesgo de la presencia de este virus, que ya ha matado a más de 1.100 personas este año en el oeste de África.

El paciente, atendido inicialmente en el hospital general de Alicante, se encuentra “estable” y permanece en el área de aislamiento, donde se trasladó por precaución a la espera de los resultados de las pruebas, añadieron las mismas fuentes.

El hospital de Sant Joan de Alicante junto al de La Fe de Valencia son los centros hospitalarios de referencia para casos de ébola en la región de Valencia.

Tras conocerse la posible infección, la Conselleria de Sanitat valenciana activó “de manera preventiva el protocolo previsto en caso de sospecha de la presencia del virus Ébola” para proteger a la población “de un posible contagio”, habían informado anteriormente.

En España, donde ninguno de los casos detectados desde el comienzo de la epidemia dio positivo, el sacerdote Miguel Pajares, de 75 años, se convirtió en el primer europeo muerto por esta enfermedad.

Varios centenares de personas rindieron homenaje el miércoles a las víctimas del ébola durante las exequias del sacerdote español.

El misionero había sido repatriado desde Liberia a Madrid algunos días antes y tratado en vano con el suero experimental estadounidense (ZMapp), que parece haber tenido resultados positivos en dos pacientes norteamericanos.

Los restos del sacerdote, quien contrajo el virus en Liberia, donde trabajaba en un hospital religioso, fueron incinerados sin practicárseles la autopsia y la habitación que ocupaba desinfectada para evitar cualquier propagación del virus.

Éste ha provocado una alta tasa de mortalidad entre los afectados y por ahora no existe ninguna vacuna para combatirlo.

En cinco meses, la epidemia de fiebre hemorrágica Ébola declarada en África del Oeste, la más grave desde el descubrimiento de la enfermedad en 1976, ha provocado 1.145 muertes, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dado a conocer el 13 de agosto.

En concreto, 380 personas fallecieron en Guinea, 413 en Liberia, 348 en Sierra Leona y 4 en Nigeria.

En Europa, las pruebas de detección del ébola practicadas a un detenido en una prisión escocesa, quien cayó enfermo y fue trasladado a un hospital, dieron negativas, según informaron los servicios sanitarios británicos.

AFP